El investigador Michael Yassa de la Universidad de California en Irving, realizó un estudio que sugiere que una exacta dosis de cafeína ayuda al cerebro a consolidar la memoria a largo plazo. Durante años se ha especulado sobre el efecto de la cafeína en la memoria, y con estos experimentos nos encontramos más cerca de una respuesta certera.

Hasta el momento se han realizado diversos estudios sobre el efecto de la cafeína en la memoria de varios animales. El más célebre de ellos se llevó a cabo el año pasado por la Dra. Geraldine Wright en la Universidad de Newcastle. De acuerdo a ello, se mostró que las abejas recuerdan mejor un camino específico si recogen néctar de flores con cafeína. Se especula que el consumo cotidiano de cafeína ayuda a tener un mejor envejecimiento de la memoria y evitar enfermedades como el Alzheimer.

También se han intentado varios experimentos con humanos, pero ninguno había sido verdaderamente conclusivo. Por su parte el experimento de Yassa muestra una mejoría significativa en la memoria a largo plazo de aquellos que consumieron 200 mg de cafeína en un periodo de 24 horas. En concreto, trabajó con 160 voluntarios, a la mitad de ellos se les administró una pastilla con 200 mg de cafeína y a la otra mitad un placebo, y se les presentó una serie de imágenes. Luego de 24 horas se les mostró otro grupo de imágenes que debían clasificar como “nuevas” (que no vieron el día anterior), “viejas” y “similares”. Identificar las nuevas y las viejas era fácil, pero sólo el grupo que tomó cafeína pudo identificar las similares (como un caballito de mar con ligeros cambios) de un día para otro.

Café

De esta manera, Yassa concluye que la cafeína estimula la memoria a largo plazo. Se realizó el mismo experimento con distintas variables y las conclusiones resultan muy interesantes. Por ejemplo, se descubrió que la cafeína sólo estimula la memoria a largo plazo, no a corto plazo. También que la sustancia debe ser ingerida antes del proceso de memoria (antes de ver las imágenes) porque después ya no tiene ningún efecto. Quizá lo más interesantes es que descubrieron que sólo la dosis de 200 mg produce el resultado deseado, la de 100 mg es demasiado baja y la de 300 mg demasiado alta.

Así que si se están preparando para un examen, tomen cafeína inmediatamente antes de estudiar. Pero no demasiada, 200 mg equivalen más o menos a dos tazas de expresso, algo más que suficiente.

vía New Scientist

fuente Nature Neuroscience

temas