Durante siglos, la ciencia ha creído que las personas con un cerebro grande tienen un coeficiente intelectual superior, pero un nuevo estudio prueba lo contrario.

Hasta ahora, varios científicos creían que las personas que poseían un cerebro más grande que el resto también tenían un coeficiente intelectual elevado, sin embargo, llegó un nuevo estudio que trata de desmentir esta creencia que tiene incluso siglos.

Con la dirección de Jakob Pietsching de la Universidad de Viena, a través de un estudio publicado en Neuroscience & Biobehavioral Reviews, se ha revelado tras el análisis de más de 148 estudios diferentes con un total de 8,000 participantes, que en realidad el tamaño del cerebro no determina si una persona es más inteligente que otra. Lo que sí lo define es la estructura del córtex, el mesencéfalo y el cerebelo en conjunto con que una conexión óptima entre la materia blanca y la materia gris.

De entre los datos recabados, se destaca que, por ejemplo, aunque los hombres tienen un cerebro significativamente más grande que el de las mujeres, éstos no tienen más habilidades cognitivas que ellas. Y por otro lado, las personas que padecen de megaencefalia –un cerebro más grande de lo normal– en realidad tienen un rendimiento más bajo de acuerdo con las pruebas de coeficiente intelectual.

Esto no solamente aplica en los seres humanos, sino también en los animales. El estudio también probó esta teoría utilizando como ejemplo al cachalote, que, a pesar de tener un cerebro de diez kilogramos no es el animal más inteligente del mundo.

vía Science World Report

fuente Neuroscience & Biobehavioral Reviews

temas