Al parecer, el esqueleto es de un joven que vivió en la Edad Media y que murió de forma violenta.

El fin de semana pasado, una tormenta cayó sobre la ciudad irlandesa de Collooney. Cayeron varios árboles, y debajo de uno de ellos se dio un increíble hallazgo arqueológico.

Escondido abajo de un árbol de 215 años de edad, se encontraron los restos de un joven que vivió hace unos 1,000 años. La mitad superior la encontraron colgando de las raíces, la otra en el suelo.

Esqueleto-Collooney
Los restos encontrados datan de algún punto de la Temprana Edad Media

 

Se descubrió que este joven, que debió de haber tenido entre 17 y 25 años, murió de una forma muy violenta en algún punto de la Temprana Edad Media. Además, se encontraron marcas que podrían haber sido de espadas y dagas, lo que insinúa la naturaleza de su muerte.

Los arqueólogos consideran que el joven tuvo que haber vivido entre los años 1030 y 1200 d.C..  Todavía queda por delante un análisis más riguroso, ya veremos qué más descubren de este misterioso joven. Mientras tanto, el cuerpo ya fue enterrado.

fuente Irish Mirror

temas