logo-codigo-espagueti

A 140 años de la muerte de Charles Darwin, padre de la Teoría de la Evolución

A 140 años de su muerte, hacemos un pequeño recorrido por la vida y legado del científico británico Charles Darwin.
charles darwin 140 años muerte
Imagen: Pexels

Charles Darwin falleció en el condado de Kent el 19 de abril de 1882, hace exactamente 140 años. Su cuerpo recibió sepultura en la abadía de Westminster, muy cerca de la tumba de Newton. Conocido como el padre de la Teoría de la Evolución, su nombre quedaría grabado con letras doradas en el mundo de la ciencia, con un legado que le ha permitido trascender cualquier época y que lo lleva a  ser considerado como uno de los hombres más brillantes de la historia. Es por ello, que aprovechamos para hacer un breve recorrido por lo que fue su vida y obra.

La vida de un naturalista

Charles Robert Darwin nació el 12 de febrero de 1809 en Shrewsbury. Era hijo del doctor Robert Waring Darwin y de Susannah Wedgwood, quien murió cuando Charles contaba con ocho años. El abuelo paterno del futuro naturalista, Erasmus Darwin, había sido también medico y se había distinguido por ser el autor de una importante obra evolucionista llamada Zoonomia o Las leyes de la vida orgánica. Treinta años más tarde Charles recibió la influencia de las teorías evolucionistas leyendo la Zoonomia, pero estaba lejos aún de suponer que la obra de su abuelo había de convertirse en precursora de la suya.

Imagen: Pexels

Darwin cursó la carrera de medicina en la Universidad de Edimburgo, después de haber estudiado durante su adolescencia en la Shrewsbury School dirigida por el doctor Butler, y aunque había descubierto que no tenia vocación de médico, tampoco vislumbraba en que dirección podría encontrar una alternativa. Se sentía cada vez más apasionado por la investigación de la naturaleza a medida que realizaba modestos trabajos científicos para la Plinian Society de Edimburgo.

Su pasión se hizo aún más grande al conocer al zoólogo Grant, una ilustre personalidad científica que le había iniciado en la teoría evolucionista de Lamarck. El resultado de todo ello fue que Darwin no tardó en abandonar la medicina, pero la alternativa que le ofrecían los consejos de su padre era la de estudiar la carrera eclesiástica. ¿Existía, acaso, alguna disposición contraria a que un sosegado párroco rural cultivase sus aficiones naturalistas?

Imagen: Pexels

Con este humilde pensamiento, el joven Darwin pasó a ser estudiante de teología en el Kings College de Cambridge, y al cabo de tres años obtuvo el Baccalaureus Artium que le facultaba para ejercer de pastor de la iglesia Anglicana. Pero en Cambridge sucedieron otras cosas que iban a orientar el destino de Darwin en una dirección insospechada. En primer lugar, había conocido al teólogo y botánico Johns Stevens Henslow y al geólogo Adam Sedgwick, cuyas enseñanzas le permitieron ampliar sus conocimientos científicos, en segundo lugar, había sostenido una intensa relación con ellos, lo cual fue decisivo para la maduración de sus ideales, hasta entonces excesivamente mediatizados por su padre. Y en tercer lugar, había realizado varias expediciones científicas por las Islas Británicas.

La Teoría de la Evolución

En 1831 se produjo el acontecimiento más decisivo de su vida: una expedición científica se preparaba para dar la vuelta al mundo a bordo del navío “Beagle” y necesitaba cubrir una plaza de naturalista, que le fue ofrecida a Charles Darwin. Éste la acepto y el 27 de diciembre el “Beagle” zarpó, cruzó el Atlántico en febrero de 1832 y al cabo de unas semanas arribó a Brasil. Durante dos años recorrió las costa sudoriental de América cartografiando el territorio, cruzó posteriormente el estrecho de Magallanes y remontó la costa del Pacífico hasta Valparaiso; llegó a Perú en julio de 1835 y en septiembre a las islas Galápagos. Atravesó entonces el Pacífico y a finales de año tocó las costas de Nueva Zelanda después de haber pasado por Tahití. Finalmente la travesía concluyó el 2 de octubre en Gran Bretaña.

A Darwin ahora le aguardaba sólo una tarea: ordenar los materiales recogidos, sistematizar las observaciones científicas pacientemente anotadas y construir una teoría sobre el origen de las especies, que tardaría más de veinte años en publicar.

Imagen: Pexels

En 1859 finalmente se decidió a publicar El origen de las especies, cuyo impacto fue enorme. La primera edición se vendió en un día y la segunda se agotó en menos de una semana. Según Darwin, los seres vivos en la naturaleza han evolucionado desde un antepasado común en un proceso que denominó “Selección Natural”, la cual establece la supervivencia de las especies por la fortaleza y capacidad de adaptarse al medio ambiente de las mismas.

Por otro lado, vale decir que al trabajo científico de Darwin no solo se limita a la Teoría de la Evolución, sus conocimientos también se enmarcan dentro de disciplinas tan amplias como la geografía, biología, botánica y geología, entre otras, con estudios sobre las especies, la naturaleza, las corrientes oceánicas o los volcanes.

Imagen: NYT

Darwin siguió trabajando, y cuando se suscitaron las agudas controversias entre partidarios y detractores del evolucionismo, permaneció al margen de las mismas. La vida de Darwin se caracterizó por su absoluta entrega a la ciencia, ningún acontecimiento exterior pudo doblegar esta pasión manifestada día a día.

***

Tuvimos la oportunidad de probar la nueva terminal de gama media de Huawei, y te decimos todo lo que encontramos en este teléfono. No te pierdas el mejor contenido de Código Espagueti en YouTube.

ANUNCIO