Recientemente el gobierno chino aprobó una ley que obliga a los usuarios de los servicios de mensajería instantánea a usar sus nombres reales en sus cuentas para poder hacerlos responsables del contenido de las mismas.

Además los usuarios serán sometidos a una investigación de antecedentes antes de poder utilizar servicios como WeChat. La ley señala que los usuarios deberán tener en cuenta las leyes, el sistema socialista, los intereses nacionales, los derechos e intereses de los ciudadanos, el orden público y la moral social antes de publicar algo, también deben garantizar la veracidad de la información que proporcionan

Según un portavoz de la Oficina Estatal de Información de Internet en China, esta medida responde a que “algunos” usuarios utilizan los servicios de chat en línea para difundir calumnias, rumores, terrorismo, violencia y pornografía, lo que daña la salud de la población en línea.

Si los usuarios violan la nueva ley, los autoridades restringirán sus derecho a publicar información, y en caso de que sea necesario, suspenderán o cerrarán definitivamente sus cuentas.

Naturalmente el gobierno chino argumenta que estas nuevas medidas protegen la libertad de expresión en el país, definiendo libertad de expresión en Internet como “la conveniencia de tales servicios”, no cabe duda que el diccionario del gobierno chino es muy diferente al occidental.

 

 

*** Fotografía de portada de Álvaro Ibáñez

vía Engadget

fuente Xinhua

temas