La innovación tecnológica busca volver más difícil que alguien usurpe nuestra identidad.

Un equipo de ingenieros chinos de la compañía de seguridad electrónica Tzekwan Technology, apoyados con académicos de la Universidad de Tsinghua, Pekín, presentaron el prototipo de un cajero automático equipado con tecnología de reconocimiento facial, con el cual buscan reducir el impacto de los robos de tarjetas de crédito y débito.

El cajero cuenta con una pequeña cámara integrada que le permite captar el rostro de su usuario. Así, cuando un cuentahabiente usa por primera vez el dispositivo, éste toma una captura de su cara y la asocia con la tarjeta. Cada vez que vuelva a usar el servicio, el sistema de reconocimiento facial comprobará que el usuario sea el titular de la tarjeta. De acuerdo con los desarrolladores de esta tecnología, el cajero es capaz de distinguir rostros a pesar de que cambien de peinado, se tiñan el pelo o, por ejemplo, se dejen la barba.

Aún no se sabe si esta tecnología se exportará a otros mercados, o incluso si se propagará a lo largo de China, debido a que aun no esta del todo perfeccionada, pero, en cuanto este lista podría significar el principio del fin del uso del PIN de identificación.

fuente IB Times

temas