Prácticamente ningún tipo de caligrafía, ni siquiera la de los doctores, escapa a ser imitada por el androide.

El robot Bond está diseñado para copiar con suma exactitud los puntos de presión que realiza una persona cuando escribe, con lo que consigue escribir notas en las que es imposible diferenciar cuál realizó el armatoste y cuál la persona a la que imita. El robot no usa ningún tipo de impresión para anotar sus escritos, sino una pluma fuente común y corriente.

Para que el robot aprenda a copiar un tipo de letra, es necesario que la persona a imitar acuda a una larga cita con los responsables de la máquina, quienes realizarán diferentes pruebas por un par de horas buscando que todos los puntos de presión sean asimilados por Bond.

Bond usa una pluma fuente convencional
Bond usa una pluma fuente convencional

Una vez conseguido lo anterior, bastará con que la persona asimilada por el robot envié un mensaje con las líneas que el escritor fantasma de metal debe replicar en papel. Posteriormente, los encargados de la aplicación mandarán por correo el escrito tantas veces como se quiera, lo cual le da un falso toque personal que no alcanza un SMS o un correo electrónico.

El servicio del robot cuesta 499 dólares, y también cuenta con la posibilidad de que Bond te escriba un mensaje con la letra de algún personaje famoso.

fuente Bond

temas