Está acusado de corrupción, malversación y soborno a políticos.

Lee Jae-yong, nieto del fundador de Samsung, hijo del dueño de la compañía (el hombre más rico de Corea del Sur), y principal heredero de la fortuna del gigante tecnológico acaba de ser arrestado por estar involucrado en el escándalo de “la Rasputina coreana, es decir, un enorme caso de sobornos y corrupción que involucra a varios políticos locales, la hija de un vidente con su propio culto, e incluso a la ex presidenta de Corea del Sur, Park Geun-hye, que fue destituida el año pasado por las indagatorias del caso.

El heredero de Samsung tenía una orden de aprensión desde enero, pero había logrado evadir a la autoridad gracias a decisiones del tribunal del distrito central de Seúl, que finalmente se puso del lado de la Fiscalía local. Lee Jae-yong fue detenido acusado de perjurio, corrupción, malversación de fondos y soborno a personalidades de la política de Corea del Sur.

“Finalmente tenemos todos los argumentos necesarios para realizar el arresto, incluyendo evidencia adicional” indicó uno de los jueces a cargo del caso a Reuters.

La Fiscalía sostiene que Lee Jae-yong realizó donaciones por 37.74 millones de dólares a fundaciones pertenecientes o cercanas a Choi Soon-Silla, la confidente y asesora de la destituida presidenta Park Geun-hye, con el fin de tener los favores políticos de la mandataria. Supuestamente, las donaciones del heredero de Samsung fueron efectuadas a cambio de apoyo político para una fusión entre la división de electrónica de la multinacional tecnológica, Samsung C&T, y una empresa afiliada, Cheil Industries.

fuente Reuters

temas