Varios clientes ya han interpuesto demandas contra los de Cupertino tras la polémica de los iPhones lentos.

Después de la polémica de hace una semana, Apple se vio obligada a aceptar que sí reduce intencionalmente el rendimiento de los viejos iPhones, con tal “proteger” el dispositivo y ofrecer una “mejor experiencia”. Sin embargo, no todos quedaron contentos con la explicación.

Un grupo de cinco usuarios presentó una demanda contra de la compañía en Nueva York, acusando a Apple de usar las actualizaciones de iOS para ralentizar sus iPhones a medida que la batería de los dispositivos se degrada. Según los demandantes, esta situación los obligó a comprar un nuevo modelo en lugar de reemplazar la pila, como lo hubieran hecho de estar al tanto de lo que el Apple estaba haciendo.

Pero esta no es el único pleito legal que enfrentan los de Cupertino. De acuerdo con Reuters, otros clientes también han acusado a la compañía bajo argumentos similares, con demandas en los estados de California e Illinois, así como otra más en una corte de Israel.

Apple explica la ralentización de los viejos iPhones (iPhone 6, 6 Plus, 6S, 6S Plus, y SE) con la degradación que sufren las baterías, ya que esto puede provocar que el teléfono se apague repentinamente ante una fuerte carga de procesamiento. Así que para evitarlo, el sistema operativo baja el rendimiento el dispositivo.

El verdadero problema es que la compañía no hizo pública esta información hasta que el escándalo les explotó en las manos. Así que seguramente veremos caer más demandas de clientes indignados, aunque esto no significa necesariamente que procedan ante la corte.

fuente Reuters

temas