Sailor Moon: Manga fue tachado de satánico por este error

Sailor Moon, manga bendecido por kami-sama y maldecido por las malas traducciones.
Sailor Moon: Manga fue fue tachado de satánico por un error de traducción | Fuente: Kodansha

La expansión de Sailor Moon (manga y anime, por supuesto) por el mundo estuvo a punto de ser detenida en seca por un error que convirtió a su obra de shojo en algo totalmente diferente, pero pudo ser resuelto a tiempo antes de que se extendiera por Europa como el fantasma del satanismo.

Durante sus primeros años Sailor Moon, o mejor dicho, las Soldado Hermosas Marineras de la Luna, fueron toda una sensación en Japón. El inicio de la década de los noventa parecía tener una franquicia que aguantaría la popularidad doméstica y podría ser exportada después del tremendo boom que representó Akira en 1988 en Estados Unidos y algunos países de Europa.

Luego de algunos años de serialización, la Kodansha decidió que era momento de aprovechar el impulso de los shonen que estaban en emisión y lanzar este también al mercado exterior. Así fue como comenzó su viaje por el mundo, pero también sus primeros problemas con la traducción.

Portada de Sailor Moon (manga) en su edición original japonesa | Fuente: Kodansha

Al llegar a Estados Unidos y a las editoriales internacionales en 1997 el primer problema era cómo traducirlo. Evientemente, Sailor Moon no era exactamente una traducción clara de lo que Bishojo Senshi significaba y representaba para Naoko Takeuchi. Los scouts en Estados Unidos no son ni de lejos soldados y claro eso es algo que cambia la percepción del público sobre cómo ver a las personajes.

De la misma forma, los nombres de las diferentes integrantes de este grupo de heroínas fueron cambiados a placer para sencillamente parece más familiares a las audiencias occidentales, algo que es común y que ciertamente puede alterar un poco el entendimiento cuando recurres a la obra original. Sin embargo, ese no fue el crimen más horroroso que tuvo que sufrir el manga y Sailor Moon en el mundo.

A su llegada a Polonia, durante el mismo año de 1997 editada por la mítica Japonica Polonica Fantastica, el manga ya había avanzado lo suficiente en Japón pero en las demás partes del mundo a penas comenzaba a ser descubierto junto con muchas otras franquicias, como Pokémon, Digimon, Yu-Gi-Oh!, entre otras.

Portada de Sailor Moon (manga) en Polonia | Fuente: JPF

Ahí mismo, los nombres fueron cambiados por los de la traducción en inglés, que era la forma más sencilla de homologar a todos las exportaciones que tuviera la obra de Takeuchi, por lo que Usagi se transformó en Serena y las soldado se hicieron scouts, pero hubo un cambio que fue difícil de ignorar: Hotaru Tomoe (quien sí conservó su nombre japonés) pasó de ser Sailor Saturn… ¡a ser Sailor Satan!

Esto, claro, cambiaba por completo la dimensión de este personaje que podemos identificar principalmente por tener un pasado duro y un poder desconocido. No es precisamente un personaje principal y mucho menos una integrante de Sailor Moon (manga o anime, donde le busques) que esté en el centro de la conversación todo el tiempo, pero en ese entonces tanto Pokémon como Yu-Gi-Oh! comenzaban a ser señaladas de ser satánicas por usar directamente monstruos en el juego de cartas (además de las referencias heréticas de la cultura egipcia) y por sencillamente estar en otro idioma.

La traducción de Hotaru fue evidentemente desafortunada. El mismo hecho de que Takeuchi pensaba los nombres de sus personajes en inglés, como セーラームーン (Sērā Mūn) también obligó a hacer los nombres de los planetas el katakana (alfabeto utilizado para representar palabras extranjeras en el japonés) y no en hiragana bajo sus nombres tradicionales.

Aparición de Hotaru Tomoe como Sailor Saturn en Sailor Moon (manga) | Fuente: Kodansha

De esta forma, Saturno en vez de ser 土星 (dosei), terminó siendo サターン (Satān). Este pequeño error de traducción estuvo presente durante los primeros tomos del manga y fue exclusivamente editado de esta forma en Polonia.

Afortunadamente para Takeuchi, Hotaru no es un personaje principal y la traducción se mantuvo de esa forma solo en Polonia durante dos tomos más de Sailor Moon, manga que se  publicaba, en ese entonces, de manera mensual. Luego de eso, el nombre fue cambiado a Sailor Saturn, su nombre correcto y la traducción real al polaco.

Si bien este error pasó realmente desapercibido tanto para la Kodansha como para la comunidad internacional, Polonia estuvo a punto de impulsar por completo una visión totalmente diferente de la obra entre los países eslavos por un pequeñísimo error que nos muestra, una vez más, que traducir una obra siempre trae sangre y a veces un poco de herjía.

***

NANI?, un vlog donde discutiremos los temas centrales de la agenda del entretenimiento audiovisual asiático, principalmente de la industria japonesa. No te lo pierdas en nuestro canal de YouTube

ANUNCIO