Javier Rincón, fundador de Pago Fácil, regresaba de unas vacaciones desconectado un poco de la tecnología, cuando en la carretera de regreso a casa, llovieron mensajes y correos electrónicos. Uno de esos mensajes, le confirmaba que había sido aceptado en la Singularity University, una organización sin fines de lucro que promueve el emprendedurismo.

Este programa respaldado por la NASA, tiene el objetivo de desarrollar tecnología que impacte positivamente en los próximos 10 años a 1,000 millones de personas o más a nivel mundial. Como se podrán imaginar, el proceso de selección es muy riguroso y para que alguien tenga la oportunidad de ingresar debe entregar cartas de admisión, referencias y evidencias que corroboren que son personas con las habilidades necesarias para aprovechar la estancia.

Definitivamente la imaginación y el trabajo en equipo son requisitos importantes para desarrollar en 10 semanas soluciones creativas y sustentables para retos globales como Educación, Energía, Ambiente, Alimentación, Salud, Pobreza, Seguridad y Agua.

singularityunibersity

Para Javier, la principal motivación es tener la oportunidad de asistir  a este evento y traer todo el conocimiento de regreso a nuestro país, y de esta forma, ser un agente catalizador para el desarrollo de proyectos emprendedores en México.

Sin embargo, el participar en este programa tiene un costo muy elevado, el vivir tres meses en otro país no es nada sencillo, y aunque él mismo consiguió juntar apoyos para pagar una parte del viaje, también abrió un proyecto en Fondeadora llamado Un Mexicano en la NASA, con el objetivo de juntar 150 mil pesos. Las recompensas de participar en este proyecto, son precisamente el compartir en exclusiva los contactos y el conocimiento generado en las reuniones de personas talentosas y que participan en este programa.

singularityunibersity2

Javier lleva consigo a todos lados un pequeño cuaderno verde con una pieza de Lego en la portada, ahí anota toda clase de ideas que se le vengan a la mente y que puedan ser buenos proyectos para desarrollar en California. De hecho, quienes donen 50 mil pesos a la causa podrán ser socios del proyecto en el que Javier esté trabajando.

Aunque está consciente de que la cultura de crowdfunding en nuestro país apenas se está abriendo camino, confía en que esta forma de conseguir recursos sea exitosa. Comentó también que logró conseguir un socio que se comprometió a poner un peso por cada uno que él recolecte, con lo que aumentas las posibilidades de alcanzar la meta.

Hasta el momento Javier lleva reunidos poco más de 50 mil pesos, y valdría la pena recordar aquel dicho que reza que el que no arriesga no avanza, y si este proyecto es capaz de poner un grano de arena para que México siga convenciendo de que la innovación es la palabra clave de la economía y el desarrollo social, tal vez valga la pena darle una oportunidad y por lo menos un peso.

fuente Fondeadora

temas