La nueva película de Dwayne Johnson es un bodrio que se da el lujo de aburrir.

Rampage era un videojuego clásico que salió a la luz hace más de 30 años. El punto del juego era destruir ciudades gringas personificando a tres enormes monstruosidades: un lagarto llamado Lizzie, un lobo de nombre Ralph, y un gorila llamado George.

Entre tanta destrucción, el objetivo era cambiar los papeles del kaiju clásico para identificar al jugador y espectador con los monstruos y no con los humanos. El principio, pues, era bastante original y divertido: dos cosas que no encontramos por ningún lado en su adaptación a la pantalla grande.

David Ehrlich, uno de los críticos de cine de Indiewire, dijo que Rampage era una película a prueba de críticos. Y sí, tiendo a coincidir con él: la nueva cinta de Dwayne “The Rock” Johnson es tan vacía, tan poco carismática y tan mediocremente planteada, que cuesta trabajo escribir sobre ella.

Podría ser una cinta divertida de alguna forma o lo suficientemente mala para burlarse de ella… u ofenderse. Pero es una cinta tan segura, tan higiénica y tan gris, que cuesta trabajo exprimirle algún contenido desmenuzable. Frente a cintas como esta, mi trabajo es particularmente difícil. Con todo, voy a intentar explicarles por qué me pareció tan desapasionadamente mediocre… y por qué se sigue extendiendo la maldición de los videojuegos en el cine.

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson

Una premisa que se desploma

Este bodrio desangelado empieza bastante bien y parece que la locura va a tener algo de sustancia desmadrosa. La cinta comienza en una estación espacial privada orbitando la Tierra con gente muy profesional haciendo experimentos genéticos. Algo sale terriblemente mal y una rata gigante con tentáculos empieza a comerse a todos los científicos y astronautas.

Con esos tres minutos, la cinta ya es infinitamente mejor que The Cloverfield Paradox. Y todo parece indicar que nos van a dar lo que prometieron: acción imbécil de alto octanaje, a La Roca golpeando a gente, animales gigantes y demás ingredientes para descansar un rato la neurona. Pero no. A partir de aquí, el asunto empieza a hundirse con ritmo acelerado.

David Okoye, el personaje de The Rock, es un primatólogo que antes fue militar y luego se dedicó a cazar cazadores furtivos en África. Eso quiere decir que a sus 45 añitos ya tuvo tres carreras y cinco horas diarias de gimnasio. Mientras, ¿qué has hecho tú con tu vida?

En una de sus expediciones por la sabana africana, el personaje de La Roca se encuentra a un pobre gorila albino que observa, aterrado, cómo unos cazadores destazan a su mamá. Luego David se lo lleva a un parque de conservación en Chicago y el animalito, bautizado George, se convierte en su mejor amigo.

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson
La empieza bastante bien pero al poco tiempo todo empieza a hundirse con ritmo acelerado.

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson

Con el tiempo, George y David crean una estrecha relación: George está bastante humanizado por un uso fluido –y francamente imposible– del lenguaje americano de signos, y David está bastante bestializado por su aparente ausencia de cuello y su desprecio general por la humanidad.

La relación de estos dos personajes centrales se verá alterada cuando, de pronto, cae un objeto misterioso en la jaula de George. Resulta ser una de las cápsulas que contenía los experimentos genéticos de la estación de la rata gigante. Al caer a la Tierra en sus envases a prueba de reingreso, las cápsulas desatan una infección que afecta, lo adivinaron, al buen gorila George, a un lagarto y a un lobo.

Los animales se vuelven en cosas gigantes con mutaciones genéticas espontáneas y una tendencia a destruirlo todo. Ahora, David tendrá que luchar contra una corporación terriblemente ambiciosa que quiere militarizar la sustancia junto a una doctora despechada (interpretada por Naomi Harris porque, a pesar del talento, hay que pagar los chilaquiles) y un agente gubernamental con complejo de vaquero (interpretado por Jeffrey Dean Morgan por las mismas razones).

Claro, todo acaba con devastación, peleas de bichos gigantes y un predecible final en la Sears Tower. No hay mucho más que rascarle a la trama y tampoco queremos contarles todos los pequeños y apasionantes detalles de uno de los peores guiones escritos por el hombre. Más bien, podríamos pasar a comentar por qué algo que pudo ser, al menos, divertido, se convirtió en un bodrio tan soporífero.

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson

Una trama desastrosa

Lo genial del videojuego de 1986 está en el principio que después retomarían otros juegos tan exitosos como Grand Theft Auto, Saints Row o Plague Inc. En todas estas narrativas tú no estás del lado de la humanidad bien portada que va a trabajar por las mañanas y paga sus impuestos. No, en todos estos juegos tú eres el villano que se enfrenta al hombre promedio.

Rampage fue de los primeros videojuegos en revertir a Donkey Kong para dejarte ser Godzilla. La idea era novedosa a mediados de los ochenta; tan novedosa que la adaptación al cine de este juego la sacrifica completamente por el bien del paternalismo. Porque parece evidente que una película que se va a gastar todo el morlaco del mundo contratando al actor mejor pagado de Hollywood, quiere explotarlo como intachable héroe de acción y no como villano.

La cinta se pone entonces del lado de la humanidad aterrada por estas bestias. Y el único eslabón real con el principio del videojuego es que, finalmente, La Roca es absolutamente compasivo con ellos… Hasta que los masacra, claro.

Lo que lograron hacer los escritores para emular la perspectiva original del videojuego fue volver a George menos malo y acabar la cinta con una alianza tácita entre gorila gigante y el exluchador gigante. Digo, lo intentaron. Pero el resultado es terrible.

Para lograr que George encarne algo bueno y demostrar que estos animales no son malignos sino que fueron las inocentes víctimas de la cupidez humana, los guionistas nos lo hacen entender línea tras línea de diálogo explicativo. Porque mientras que The Rock está ahí para patear traseros y hacer comentarios chistositos, el papel de Naomi Harris es ser la científica inteligente que le explica al héroe toda la fundamentación disque científica de la trama.

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson
A diferencia del juego original, la cinta se pone del lado de la humanidad aterrada por estas bestias.

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson

Al parecer, hay un antídoto que se administra vía oral (porque es lo más práctico cuando te enfrentas a un monstruo del tamaño de un edificio) que está guardado en una oficina de la empresa maligna que causó todo el alboroto. El problema al principio fue que la empresa tenía toda su investigación en el espacio… pero a media película la solución está en un muy poco custodiado espacio de trabajo.

Sea lo que sea, los maravillosos héroes de la cinta logran darle el antídoto a George apostando a que, nadie sabe por qué, se iba a comer a un señora mala que lo traía en la bolsa. Les cuento estas estupideces del guión con tal detalle por la siguiente razón: esta retorcida estrategia narrativa está evidentemente fabricada para avanzar la trama y acercarla película al principio del videojuego con algo… supongo.

Y no tendría nada de malo utilizar estos recursos baratos una vez, un par de veces, tal vez. Pero este guión los explota una y otra vez. En un momento, por ejemplo, una joven rubia le pide una cita a La Roca mientras se lo desayuna con los ojos. La Roca la rechaza y no volvemos a ver a la rubia durante toda la película. Su única función fue, entonces, la de indicarle al público que La Roca es sensual pero que no quiere a los humanos. Tremendo desarrollo para un personaje absolutamente asexual.

A lo que me refiero con esto es que el guión está hecho, de la manera más burda posible, para explicarnos todo, para dejar todo claro y transparente. En este esfuerzo por volver evidente lo ridículo no nada más se convierte la trama en un ejercicio absolutamente futil sino que, entre madrazo y madrazo, la cinta es terriblemente aburrida.

somnífero

No hay nada más de hueva que un guión empeñado en explicarte todo. Parte de la hermosa construcción de universos en el cine y en la literatura está en la forma en que completamos nuestra experiencia con imaginación. En todo el universo de Star Wars hay rincones misteriosos y La Fuerza nunca fue algo más gris que cuando se explicó en midiclorianos.

A lo que quiero llegar es que el guión de esta película está tan enfocado en explicar su estupidez que parece que se está disculpando. La falta de seguridad del director Brad Payton es palpable y no nos debería sorprender de un director que nos trajo una cinta de desastre absolutamente gris (San Andreas) y una serie de cazadores furtivos (Frontier) que quiso explotar el éxito de The Revenant de manera absolutamente innecesaria.

Al final, no nada más puedes predecir toda la película, sino que sabes perfectamente cuándo irá un one-liner, cuándo habrá un alivio cómico, cáando veremos persecuciones innecesarias. No hay ninguna sorpresa y no hay ningún riesgo. La cinta, en su aspecto predecible, te deja saber muy pronto que no va a pasar nada grave, que no vas a ver nada que te retuerza la tripa, que no habrá sangre y que los buenos triunfarán. La Roca, de hecho, recibe un disparo en la panza y luego va bien campante a romperse la madre con animales gigantes….

Es por eso que ni los madrazos son apasionantes. Si todo es posible y todo se justifica con una línea de debraye científico sin sentido, no hay ninguna escala real para la sorpresa. ¿La Roca recibe un disparo? No hay problema: en una línea se explica que no tocó ningún órgano y puede pelear como nuevo. ¿Necesitan inyectarle un antídoto a un gorila gigante? No importa: que el gorila se lo coma. ¿Quieren que el cocodrilo escale paredes? ¡Claro! Di que las mutaciones genéticas son aleatorias y que le crecieron ventosas… Por eso, los monstruos son tan estúpidamente grandilocuentes: no nada más es un lobo sino un lobo que muta y puede volar y luego puede lanzar espinas de puercoespín.

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson
El guión de esta película está tan enfocado en explicar su estupidez que parece que se está disculpando.

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson

Los cambios impredecibles en la constitución de estos animales, además, va en completo desacuerdo con la normalidad de George. El lobo y el cocodrilo se convierten en criaturas cada vez más monstruosas porque son los villanos. Pero George se queda exactamente igual (fuera de su estatura) para que pueda seguir siendo adorable. La cosa genética, la cosa científica, las balas solamente funcionan con los malos… y para hacer avanzar la historia. Porque sí…

Este tipo de desajustes en la trama vuelven a la cinta bastante pesada y completamente inverosimil. Además, el diseño de las criaturas es mediocre y todas las peleas masivas se hacen tras una paleta de colores gris y absolutamente desencantada que le dan aspecto de Los Paraguas de Cherburgo a la horrenda Momia de Tom Cruise.

Una dirección sin verdadero encanto ni carisma, sin sentido ni muchas ideas se une a un guión patético para crear este enorme bodrio cansado que debió ser abortado antes de nacer. Ni el carisma de figura de acción de Don Roca se salva aquí: su personaje es seguro, cómodo, invencible, predecible, insulso y banal. Y no, ni siquiera los héroes de acción se merecen un papel tan unidimensional. Para todo lo demás, nos queda pensar que tal vez este siglo no está hecho para las grandes cintas de acción y aventura. Dejemos morir un género en la gloria de los noventa, porque, hasta ahora, vagamos entre desilusiones.

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson

Lo bueno
  • Los primeros tres minutos, cuando aún hay esperanza.
  • La actuación más o menos divertida de Jeffrey Dean Morgan.
  • Que se acaba.
Lo malo
  • Que dura casi dos horas.
  • Que no tiene ningún sentido.
  • Que trata de justificar su sinsentido.
  • Que es una película de acción aburrida y predecible.
  • Que el diseño de producción es triste y sin imaginación.
  • Que Brad Peyton sigue dirigiendo acción con hueva.
  • Que cada vez pierdo más la esperanza de ver una buena adaptación de videojuegos.
Veredicto

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson

Entre saltos narrativos sin ninguna congruencia, piruetas para demostrar un punto predecible y líneas burdas, esta cinta no tiene ninguna idea interesante y, aún así, tiene que explicarse hasta el cansancio. Mientras veía esta película, me puse a pensar que me divertí más viendo el Godzilla de Roland Emmerich que este bodrio. Si recuerdan el insulto que fue esa película a todo lo sagrado en el gran personaje de Toho, sabrán que digo mucho al decir solamente esto. Las películas de kaijus pueden permitirse no ser inteligentes, pero es simplemente terrible cuando también se dan el lujo de ser aburridas.

rampage-pelicula-movie-review-reseña-critica-Dwayne-johnson-poster

Título: Rampage.

Duración: 107 min.

Director: Brad Peyton.

Elenco: Dwayne Johnson, Naomie Harris, Jeffrey Dean Morgan, Malin Åkerman, Jake Lacy.

País: Estados Unidos.

Ver más
Otras reseñas