Reseña: Huawei P20 Pro, cámara triple excelente que no pudo ser mejor por las limitantes técnicas del teléfono en el que vive.

El Huawei P20 Pro llegó con una característica imposible de ignorar: una cámara triple hecha en conjunto con la firma alemana Leica. ¿Pero además de eso tiene alga más que valga la pena mencionar?

Por su precio, que es inferior al del teléfonos como el iPhone X, el Pixel 2 XL o el Samsung Galaxy S9+, el nuevo Huawei P20 Pro se vuelve una de las ofertas tecnológicas más llamativas del momento, pero no por eso es la más conveniente… y poco a poco iré explicando por qué.

Tecnología anticuada

Cuando el Huawei P20 Pro fue anunciado en París, se habló de su gran potencial como posible cámara fotográfica para quienes no quieren cargar con una de verdad. Incluso se presumió la calificación (109) sin precedentes que le dio la prestigiosa escala DxOMark de calidad fotográfica, para decirle al mundo que la cámara del P20 Pro es la mejor que existe en un teléfono.

Pero lo que no se dijo es que esta gran cámara triple no es capaz de grabar video en 4K a 60 cuadros por segundo, ni usar tecnología de Estabilización Óptica de Imagen (OIS, por sus siglas en inglés) cuando se graba a esta resolución. Esto se debe a que su procesador Kirin 970 de 8 núcleos, el mismo con el que el Huawei Mate 10 llamó la atención a finales de 2017, no es capaz procesar video 4K a más de 30 cuadros por segundo.

Eso sí, la memoria RAM de 6 GB le permite trabajar bien aún cuando se se disfruta de un videojuego o se trabaja en el modo multitarea. Y esto es gracias a la Unidad de Procesamiento Neural que usa inteligencia artificial para administrar el rendimiento general del aparato.

Sin embargo, tampoco se dijo que la cámara no puede hacer uso del llamativo zoom óptico de 3 aumentos cuando se toman fotos a 40 MP, ni que su batería interna, de 4,000 mAh, es la misma que la del Mate 10 que salió el año pasado.

Durante la presentación tampoco no se reveló que el display OLED de 6.1 pulgadas no es QHD, sino que su resolución se queda en Full HD (2,244 x 1080) con una densidad de 408 pixeles por pulgada. Algo muy por debajo de lo que teléfonos como el Sony Xperia XZ Premium y su pantalla 4K ofrecen.

¿Esto hace que el Huawei P20 Pro sea malo? No, pero al menos esperábamos una actualización sustancial en aspectos clave como la batería, la velocidad de la carga SuperCharge, la resolución de la pantalla o el rendimiento general de su procesador Kirin 970 que, sin duda, queda mucho a deber cuando queremos sacarle el máximo provecho a las capacidades de su cámara triple, el mayor llamativo del P20 Pro.

La cámara: un tiburón que nada en pecera

Desde que nos dieron el teléfono, pudimos comprobar por qué Huawei rompió récords de calidad fotográfica con el P20 Pro. Y es que su cámara es lo mejor que hemos visto en el mercado.

Ni la cámara del Sony Xperia XZ, ni la del Samsung S9+ se le equiparan y menos cuando se capturan fotos de noche. Gracias a la cámara triple de 40, 20 y 8 MP, y el uso de su sistema de inteligencia artificial, podemos tomar excelentes fotografías nocturnas, ya sea con el modo “Noche” a prueba de idiotas o aprovechando la versatilidad del ya conocido “Modo Profesional” del teléfono.

La lente principal es RGB de 40 megapíxeles y tiene una apertura f/1.8; la secundaria, monocromática de 20 megapíxeles, cuenta con apertura f/1.6; la tercera, telefoto de 8 MP, hace gala de una apertura f/2.4 que le permite al teléfono hacer un zoom óptico de tres aumentos.

Juntas, las tres lentes convierten al P20 Pro en uno de los teléfonos más poderosos en cuanto al aspecto fotográfico se refiere. ya sea sacándole provecho a su zoom híbrido de hasta cinco aumentos, el zoom digital de 10 aumentos, o el modo de gran apertura que, dicho sea de paso, aún tiene que afinar bien lo agresivo del efecto bokeh.

Este triunvirato fotográfico hace que las fotos sean más nítidas, detalladas y coloridas, aún cuando hay poca luz o el objetivo está en movimiento. Pero como mencionamos antes, el procesador y los 6 GB de RAM del teléfono, limitan un poco el potencial de las tres lentes en varias situaciones.

Por ejemplo, como el zoom óptico no puede usarse al tomar fotos a 40 MP, la mayoría de las veces tuvimos que quedarnos con la configuración default de fotos a 10 MP.

En cuanto al video, sí que pudimos aprovechar el OIS al grabar en resolución Full HD, pero cuando intentamos escalar a 4K, esta posibilidad nos fue negada porque el P20 Pro simplemente no integró un procesador a la altura de sus capacidades.

Esto nos lleva a otro punto: la cámara lenta. Los editores de video seguro han escuchado hablar de un par de herramientas que permiten fingir un efecto de cámara lenta, al usar software para crear “cuadros digitales entre cuadros existentes” y dar la apariencia de que se graba a una velocidad mucho mayor que la del metraje original.

Estos mismos especialistas en producción recordarán que esas aplicaciones hacían su trabajo, pero no de la mejor manera, pues convertían un video grabado a 30 cuadros por segundo en un amasijo de movimiento artificial y robótico que no lucía ni se sentía bien.

Es esa misma sensación la que experimentamos al ver el movimiento en los videos que creamos en modo Súper Cámara Lenta del Huawei P20 Pro, que graba a 960 cuadros por segundo y 720p de resolución. De alguna manera, los videos  se ven raros o mecánicos, por no mencionar lo complicado que es usar esta función cuando el objetivo es algo que queremos sincronizar y no una acción en curso como el agua de una fuente o el vuelo de unas palomas.

Además, la baja resolución de este video sufre mucho cuando lo pasamos a la computadora y lo vemos en una pantalla más grande que la del teléfono, pues los pixeles sólo exponen con más detalle lo raro que se ve el movimiento en esta modalidad. Tal vez a algunos les guste la función de Súper Cámara Lenta a primera vista, pero los entusiastas del slo-mo, notarán en segundos las limitantes que tiene esta modalidad.

Bellificación invasiva

De nuevo, la cámara frontal del P20 Pro (y la del P20 regular), es excelente debido a que cuenta con 24 MP de sensibilidad, pero nada de esto importa cuando las selfies que nos tomamos se ven tan artificiales.

Aún apagando la modalidad de Bellificación, la inteligencia artificial del teléfono nos hace lucir muy plásticos en su intento por borrar algunos detalles que la mayoría tenemos en el rostro (granos, imperfecciones, arrugas o lunares).

Este detalle no estaría mal si Huawei nos hubiera dado la opción de eliminarlo completamente. Pero intentar hacernos más hermosos, la inteligencia artificial del teléfono nos hizo parecer muñecas de porcelana.

Un sospechoso parecido

No es ningún misterio que los ingenieros de Apple siguen estando a la cabeza de la innovación estética en la industria, y el fabricante que quiera competir deberá seguir la pauta que marcan en Cupertino. Sin embargo, el parecido del Huawei P20 Pro con el iPhone X es demasiado obvio como para ignorarse.

Este modelo tiene dos bocinas colocadas casi en el mismo lugar que en el teléfono de Apple, e incluso su cámara triple está colocada de manera similar, en un raro relieve que ni en el iPhone X luce práctico.

Pero lo más evidente es que el P20 Pro integra un notch similar al del iPhone X, que sería idéntico de no ser por su tamaño reducido y falta de tecnología de reconocimiento facial de la que presume el teléfono de Apple. En esta cuña comparten espacio la cámara frontal de 24 MP, un sensor de proximidad y una bocina.

Hay que conceder que el notch del P20 Pro distribuye bien los íconos de las notificaciones, pero ni esta mejora respecto al iPhone X, salva a Huawei de haberse fusilado el diseño de su competencia.

Por si esto fuera poco, Huawei también decidió quitarle la entrada de 3.5 mm para audífonos a los nuevos miembros de la familia P20, siguiente también la polémica decisión que Apple tomó al removerla de sus teléfonos en 2017.

El parecido no se limita a lo estético, pues Huawei también le concedió a sus nuevos teléfonos capacidades de reconocimiento facial a través de su cámara frontal para selfies que, para ser honestos, funciona medianamente bien en la mayoría de los casos, pero nunca de forma tan precisa como la tecnología FaceID de Apple.

Afortunadamente, Huawei conservó el sensor de huellas digitales frontal en el botón de Home, que funciona tan bien como siempre.

EMUI 8.1

El Huawei P20 Pro usa una actualización menor del EMUI 8.0 que conocimos en el Huawei Mate 10 y que funciona sobre Android 8.1 Oreo. La versión 8.1 de EMUI sigue casi tan invasiva como su predecesora, pero también le concede al usuario un grado de personalización que pocos terminales tienen.

Se agradece que Huawei diseñe capas de interfaz tan versátiles como EMUI para sus teléfonos Android, pero parece que la empresa no aprendió nada de las críticas que recibió la versión anterior.

Podemos resumir que la máscara EMUI es tan agresiva, que pareciera que Huawei se inventó un sistema operativo móvil propio y no que usó Android como base.

Realmente no queda rastro alguno de Android con la versión 8.1 de su capa de personalización, un detalle que la mayoría de los usuarios no encontrará molesto, pero que otros que vengan de usar teléfonos de otras marcas, verán con desagrado.

El resto: nada nuevo bajo el sol

Para terminar, el resto del teléfono no es ninguna novedad, pues su interior es casi el mismo que el de sus predecesores: poder de procesamiento, memoria RAM, almacenamiento interno, resolución de pantalla y vida de batería.

Esto de ninguna manera es malo, al contrario, al menos el P20 Pro y su hermano menor, el P20, no disminuyeron sus capacidades técnicas que, desde 2017, son algunas de las más altas del mercado. Aun así, nos habría gustado ver mejoradas en los nuevos teléfonos de la marca china.

Lo bueno
  • Hereda lo mejor del Huawei Mate 10 Pro.
  • Se vende a un precio menor que la competencia.
  • Excelente vida de batería.
  • Gran capacidad para capturar fotos y video.
  • Su modo Noche a prueba de idiotas que realmente funciona.
Lo malo
  • El modo Súper Cámara Lenta se ve artificial.
  • Su procesador es el lastre de su excelente cámara triple.
  • Prácticamente cero mejoras técnicas respecto a su antecesor.
  • Se eliminó la capacidad de aumentar el almacenamiento base de 128 GB.
  • Modo de Belleza tan invasivo como el de sus antecesores.
Veredicto

Si quieres un teléfono con cámara aún mejor que la del iPhone X, entonces el P20 Pro es tu mejor opción. Por un precio mucho menor que el de su competencia (Samsung y Apple, principalmente), el teléfono de Huawei ofrece capacidades técnicas de primera y la más alta capacidad fotográfica hasta la fecha.

Sin embargo, al heredar la tecnología de punta de su antecesor, el P20 Pro también sufre por sus limitantes, en especial en los departamentos de video, que parecen exigir demasiado del procesador Kirin 970 de 8 núcleos que el aparato lleva dentro.

Con el P20 Pro Huawei logró un buen balance entre excelente capacidad fotográfica y rendimiento general, que aprovecha algunas de las lecciones aprendidas de los teléfonos anteriores. El gran “pero” es la capa de personalización EMUI 8.1 que contamina la experiencia del teléfono, que evita que el P20 Pro sea un verdadero salto tecnológico a la altura de las novedades que trajo a la mesa y no sólo un smartphone “de tres cámaras”,

Huawei P20 Pro

Dimensiones: 73.0 x 7.8 x 155 mm.

Peso: 180 gramos.

Pantalla: AMOLED FHD+ 6.1″.

Resolución:1080 x 2240 / 408 (ppi).

Procesador: Huawei Kirin 970 de 8 núcleos.

Almacenamiento: 128 GB.

RAM: 6 GB.

Cámara trasera: 40 MP OIS + 20 MP B/N + 8 MP (f/1.8 + f/1.6 + f/2.4).

Cámara delantera: 24 MP.

Puertos: USB-C.

Conectividad: Bluetooth, NFC, LTE Quad Antenna, Wi-Fi.

Batería: 4,000 mAh.

Precio: Desde $16,999 pesos.

Ver más
Otras reseñas