Boda Sangrienta, Ready or Not en inglés, es una divertida comedia de horror sobre una familia disfuncional y sus terribles tradiciones.


Boda Sangrienta, –Ready or Not– resultó ser toda una grata sorpresa. Esperando ver la enésima película de terror al estilo jump scare, resulta que este filme estelarizado por Samara Weaving, Mark O’Brien, Andie McDowell y Adam Brody es una entretenida comedia de humor sádico que nos cuenta como la noche de bodas de una novia termina por convertirse en algo peor que una pesadilla.

También te recomendamos: Reseña: IT: Chapter Two – Una película que aburre más de lo que aterroriza

El sueño de Grace

(20th Century Fox)

Desde los primeros instantes de Boda Sangrienta, nos queda algo claro: Grace, interpretada por una extraordinaria Samara Weaving, está más que entusiasmada por casarse con Alex Le Domas (Mark O’Brien), el hombre de sus sueños. Claro, no todo es sencillo. Alex es miembro de una familia asquerosamente rica y tradicionalista que, como era de esperarse, no creen que el interés de Grace en el menor de sus hijos sea tan desinteresado. Pero Grace realmente está enamorada y quiere probarle a la familia de su futuro esposo que sus intenciones y su amor son genuinos, sin un plan sibilino ni dobles intenciones.

Por su parte, Alex parece que oculta algo relacionado con su familia. Algo hizo que se alejara de ellos. Algo que no le ha confesado a Grace. Un secreto que lo hace sentir incómodo y que está directamente relacionado con la boda y la escena inicial de la película. Parece que no está del todo convencido que la boda se realice bajo los términos de su ultraconservadora familia. No obstante, a pesar del notorio rechazo del padre de Alex, Grace decide seguir adelante con la ceremonia. Ella quiere tener una familia. Ella quiere pertenecer… pero el precio a pagar puede ser demasiado alto.

Los Le Domas

(20th Century Fox)

Excéntricos. Es una palabra para describir a esta disfuncional pero opulenta familia del novio, los Le Domas. Una familia que ha hecho su dinero gracias a los juegos de mesa. Los directores de Boda Sangrienta, Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, se encargan de mostrarnos que algo no marcha bien dentro del seno de esta particular familiar. El hermano mayor de Alex, Daniel (Adam Brody) es un borracho atormentado. Su hermana menor Emilie (Melanie Scrofano) es una drogadicta que no hace nada bien. La tía Helene (Nicky Guadagni) es enigmática y perturbadora. El patriarca, Tony (Henry Czerny) parece estar siempre de mal humor  y su esposa, Becky (una genial Andie McDowell) da la impresión de ser la única cuerda dentro de este particular núcleo, aderezado por un yerno y una nuera que no desentonan con el resto de los miembros de Le Domas.

Es a esta familia a la que Grace se une apenas le da el sí a Alex. La novia luce pletórica de felicidad, sobre todo porque parece que Becky está de su parte y, a pesar de saber que la esposa de su hijo no tiene la prosapia ni los blasones para ser considerada un Le Domas digna, le muestra calidez y amabilidad antes, durante y después de la ceremonia.

Esto es importante señalarlo porque todo parece indicar que la caserona de los Le Domas, dónde se celebra la boda, será el escenario ideal para hechos sobrenaturales o fantasmas que acecharan a nuestra protagonista, ya que es claro que su nueva familia algo esconde. Pero justo aquí es cuando Boda Sangrienta nos muestra que esta película no va a ser lo que esperábamos, y eso es lo mejor.

Juguemos a las escondidillas

(20th Century Fox)

Porque resulta que el secreto que esconden los Le Domas es una tradición que tienen para recibir a los nuevos miembros de la familia. Consiste en jugar un juego de mesa. Gracias a una misteriosa caja, de lo tiempos del bisabuelo de Tony, el novel Le Domas -en este caso una incauta Grace- obtiene una carta que le indica cuál será el juego que tienen que jugar todos a la media noche. Como era obvio, Grace obtiene la peor opción de todas: Hide and Seek, las escondidillas.

Mientra suena una divertida, pero siniestra, canción, –Ready or Not here I come, como se dice en inglés- se desata una brutal cacería. Grace tiene que lograr sobrevivir hasta el amanecer para que los Le Domas -incluyendo a la servidumbre- dejen de perseguirla para matarla. Es entonces cuando la película se transforma en una hilarante película de humor sádico, con escenas grotescas y gags sanguinarios. Nuestra anonadada novia se da cuenta que su nueva familia política tiene secretos más terribles de lo que imaginaba. Por si fuera poco, no sabe en quién confiar, y se ve sola, corriendo por toda la mansión para tratar de no morir a causa de balazos, flechas, hachazos y demás instrumentos mortales que usan para tratar  de acabar con ella.

Samara Weavig, con su enorme parecido con Margot Robbie, se luce. Lleva el peso de la película en sus hombros y se luce como la protagonista. Su papel es muy físico y es interesante ver como va pasando por una diversa gama de emociones, que van del asombro, a la ira, a la negación, a la mordacidad. Queremos que sobreviva. Queremos que logre escapar de su aterradora familia política. Estas emociones que manifiesta, van muy de la  mano con el sentido del humor oscuro de Boda Sangrienta, pero que logra arrancarnos carcajadas a pesar de lo absurdo de la situación que vemos pantalla.

Tal vez aquí algunos encuentren la mayor debilidad de la película. El humor tal vez no sea del agrado de todos y el terror tampoco llega a ser del todo un jumpscare. Apela más al horror de ver a un ser humano perseguido por otros seres humanos embriagados por el poder, por el dinero y por temor a perderlo todo.

Es decir, a pesar de que parece ser un filme que promete horror, Boda Sangrienta es en realidad es una película hilarante que nos hace reír y cuyo mensaje es que no podemos dejar de ser quiénes somos si sólo nos dedicamos a huir de ello, porque, al final, terminamos por caer en eso que juramos que nunca nos convertiríamos. Es lo realmente perturbador.

(20th Century Fox)

Lo bueno
  • Samara Weaving como Grace, la novia perseguida.
  • El humor sardónico.
  • Los gags con Emilie y las empleadas de la casa.
  • Andie McDowell.
  • La forma en que construye la tensión.
  • Dura lo que tiene que durar para que nunca caiga el ritmo.
Lo malo
  • A algunos les parecerá grotesca.
  • Que este tipo de humor no es para todos.
  • Que algunos no la encontrarán tan divertida ni tan terrorífica.

(20th Century Fox)

Veredicto

Boda Sangrienta es una entretenida película que nos promete terror pero que nos regala un humor que raya en lo sádico. Las actuaciones de Samara Weaving y Andie McDowell son geniales para que este filme se sostenga. Si bien, habrá a quienes el humor no les resulte suficientemente divertido ni el horror suficientemente aterrador, es una película que cumple bastante bien con el cometido de entretener. Los gags nos arrancan risas y nos mantienen a la expectativa de lo que pasará con esta novia que lo único que buscaba era una familia.

Título: Ready or Not
Duración: 95 minutos
Dirección: Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett
Elenco: ‎Samara Weaving, Adam Brody, Mark O’Brien, Henry Czerny, Andie MacDowelPaís: Estados Unidos
Fecha de Estreno: 27 de septiembre de 2019

Ver más
Otras reseñas