Los prejuicios machistas en los videojuegos

Además de que los personajes femeninos tienden a estar hipersexualizados, existen otros prejuicios machistas en los videojuegos.
(Foto: Square Enix)

Durante mucho tiempo la industria de los videojuegos estuvo plagada de hombres de mediana edad que representaban a sus personajes como les daba la gana, la mayoría de las veces reduciendo a las mujeres a meros objetos de consumo. No es que eso haya dejado de suceder, pero más allá de que muchos videojuegos hipersexualizen a sus personajes femeninos, existen otros prejuicios machistas que se cuelan en nuestros juegos, a veces sin que nos demos cuenta. Y no solo en el nivel más básico, es decir, en el diseño y caracterización de los personajes y la atribución de características sexuales hiperbólicas e inverosímiles, sino que a veces los prejuicios contaminan el gameplay mismo de manera oculta y como inconsciente. Aquí algunas pruebas:

También te recomendamos: #Tulugar: Cinco escritoras de literatura de lo extraño que no puedes dejar de leer

Final Fantasy VII

(Square Enix)

Final Fantasy VII constituye una gran reflexión política y filosófica sobre algunos de los temas más controvertidos de nuestros tiempos como el “terrorismo”, la corrupción gubernamental, los derechos del ser humano sobre el Planeta y los demás seres vivos, etc. No solo fue un parteaguas por haber introducido el JRPG al continente americano, sino que sus temas y estructura narrativa lo hacen una rica fuente de reflexiones. No hay duda de que FFVII sigue vigente luego de dos décadas, aunque quizá en el momento no nos dimos cuenta de que podríamos encontrar algunos prejuicios contra las mujeres.

No es que no haya personajes femeninos en FFVII, todo lo contrario. De hecho, son algunos de los personajes más icónicos de los videojuegos de la historia. El problema es la forma en que las representan y lo que sucede cuando tomamos el control de ellas. Sucede que algunos personajes femeninos tienen un poder de ataque muy bajo y su función casi está limitada a curar a los demás miembros del equipo.

Sí, estoy hablado de Aeris. La primera vez que juegas con Aeris habrás notado que puede ser frustrante jugar con ella porque su poder de ataque es débil y en cambio suele recibir más daño que los demás personajes. Por si fuera poco, su poder especial, su Limit Break, no es un poderoso ataque con su báculo de pelea, sino que cura a tus demás personajes. No niego que el Limit de Aeris te sea muy útil en una batalla, pero ¿por qué se lo asignaron a ella?, ¿solo por ser mujer?, ¿no podía ser Barret o Cloud quien cargara con el peso de tener que sanar a sus demás compañeros? Tradicionalmente se relega a las mujeres a esa función y FFVII no hace más que replicar ese prejuicio.

Call of Duty

(Activision)

El problema con Call of Duty es más simple: ¿por qué casi nunca hay representación de personajes femeninos? Hay campañas en Call of Duty en las que no ves a una sola mujer, mientras que nunca (o casi nunca) puedes jugar como una soldado mujer. De hecho el FPS más popular del mundo no te dejaba usar un personaje femenino en su multijugador. La opción simplemente no existía. Fue añadida hace apenas unos años, algo raro considerando que todo el mundo juega o ha jugado CoD. El hecho de que el juego sea tan famoso entre todos los jugadores habituales y casuales nos dice que debería haber más diversidad, y que se debería reflejar en el juego.

En su momento los desarrolladores dijeron que no habían puesto mujeres en el multijugador de Call of Duty debido a problemas con el motor de juego. Al final reconocieron que era necesario solucionar este problema, y cuando volvieron a programar la engine añadieron la opción de modificar los personajes. “Eso nos dio la oportunidad de hacer personajes mujeres” comentaron.

Super Smash Bros. Ultimate

(Nintendo)

Un juego tan divertido e ingenuo como Super Smash Bros tampoco está exento de contener algunos mensajes potencialmente ofensivos y machistas. Es cierto que Masahiro Sakurai, creador de Super Smash, ha tomado buenas decisiones al incluir nuevos personajes y a otros no por no considerarlos aptos para todo público, pero eso no significa que no haya uno que otro problema con el juego.

Uno de los pocos personajes que vienen en parejas en Super Smash Bros. Ultimate son los Ice Climbers, los simpáticos esquimales. Y, a diferencia de otras parejas como Banjo y Kazooie, Ice Climbers está formada por un hombre y una mujer (algo que deducimos porque uno de ellos tiene ropa azul y la otra rosa, aunque es posible cambiar el color de sus trajes).

El punto es que, al jugar, solo te pueden dejar fuera de combate si eliminan al personaje que supuestamente es varón. En cambio, si eliminan al personaje que supuestamente es mujer, sigue apareciendo mientras el otro siga con vida. Esto quiere decir que la Ice Climber chica no puede luchar sola, mientras que el hombre sí. ¿Qué clase de mensaje es este? Es cierto que sería injusto hacer a los dos personajes igual de poderosos, pues esto le daría una gran ventaja a quien los eligiera, pero ¿por qué asignarles un sexo?, ¿y por qué elegir que la menos fuerte sea la mujer? No parece que haya una justificación para esto, sino un viejo y aburrido prejuicio.

Resident Evil

(Capcom)

Siempre he adorado el primer Resident Evil, pero siempre ha habido algo que me incomodaba sobre él. Antes de iniciar el juego puedes elegir tu personajes, que puede ser Jill Valentine o Chris Redfield. Ambos son miembros de los S.T.A.R.S., el cuerpo policiaco especial de Raccoon City, pero por alguna razón el juego los trata diferente. La campaña de Chris es considerablemente más difícil que la de Jill, a quien el juego le perdona más errores y le ofrece más asistencia.

Es cierto que también hay una opción para cambiar la dificultad al margen del personaje que elijas, pero, aún así, el juego sigue siendo más condescendiente con Jill. Por ejemplo, sin importar la dificultad con la que empieces su campaña, siempre tendrás al inicio una pistola, mientras que Chris solo tendrá su cuchillo de combate sin importar la dificultad que hayas elegido. Además, durante tu recorrido por la Mansión Spencer, encontrarás que si juegas como Jill, Barry te ofrece más ayuda de la que Rebeca le ofrece a Chris. Es como si el juego te dijera a cada momento que, por ser mujer (Jill Valentine), necesitas más ayuda y eres menos hábil para sobrevivir por ti misma.

Es imposible justificar esto en el primer Resident Evil, fuera de una serie de prejuicios e ideas machistas. ¿Por qué habrían decidido que el personaje de Jill fuera más indefenso sino por estos conceptos anticuados? Afortunadamente las cosas cambiaron un poco en estas más de dos décadas, y en Resident Evil 3 Remake veremos a una Jill que demuestra sus años de entrenamiento en los S.T.A.R.S. y la fortaleza de haber sobrevivido al incidente de las montañas Arklay (algo que sí vimos un poco en el original, pero por lo que hemos visto, estará más presente en el remake).

Todo esto no significa que estos juegos sean malos o que debamos “cancelarlos.” De hecho, varios de ellos son considerados grandes clásicos y es imposible borrar la influencia e importancia que han tenido y continúan teniendo a lo largo de los años. El hecho de que contengan prejuicios que afectan a las mujeres y a otros grupos históricamente marginados y, más importante, el hecho de que hoy podamos identificarlos y erradicarlos es la razón por la que vale la pena ponernos a pensar en esto.