Una mujer tiene de novio a Tetris, y planea casarse con él cuando acabe la universidad.

Después de un año de “novios”,  Noorul Mahjabeen Hassan, una gamer empedernida, decidió formalizar su relación con el juego de Tetris, del que se volvió adicta y no para de jugar. Noorul, que cambió su nombre a  Fractal Tetris Huracan, es una joven norteamericana de 20 años que asegura estar enamorada de Tetris, y pasa 12 horas al día jugando alguna versión del juego, ya sea a través de la web, su smartphone o en un viejo Game Boy o NES.

El amor de la señorita Fractal por Tetris es tan grande que duerme abrazando un disco duro de edición especial del juego, y tiene “una relación física” con Tetris, debido a que es una fetichista de los diferentes cartuchos del juego, así como cualquier producto relativo a Tetris, desde peluches hasta tazas, collares, pines y cualquier cosa que haga referencia al puzzle.

“Parte de la relación que tengo con Tetris es la satisfacción que me produce despejar las líneas y terminar un nivel lo más rápido posible. Mi versión favorita es la del sitio Sprint, en la que tengo el récord de acabar una partida en 49.53 segundos. Todo comenzó cuando jugaba Smash Run y ​​oía el tema de Tetris y pensaba que era agradable. Cada vez que lo escuchaba, pensaba en que me gustaría tocar a Tetris. Creo que Tetris es tan hermoso, porque se trata de la perfección y estimula tu mente. Físicamente, tengo la sensación de que obtengo la misma satisfacción al jugar que las personas comunes obtienen en sus relaciones”, indicó Fractal Tetris Huracan.

La mujer de Florida planea casarse en una ceremonia formal con Tetris cuando termine la universidad, y convertirse en la autentica señora de Tetris.

“Quiero decir que estoy casada con Tetris y tener una ceremonia legítima. Quiero que todos mis amigos estén allí. Siento que sería una cosa oficial que lo volvería algo formal y significaría “te amo y quiero demostrartelo” haciéndolo permanente y poder llamarme la señora Tetris”, recalcó la fanática.

Fractal se define como una  objetofílica, lo que significa que se siente atraída física y sexualmente por los objetos físicos. De hecho, antes de tener “una relación” con Tetris, su novio era una calculadora llamada Pierre, y en su adolescencia se enamoró de un iPod.

Con Pierre, su anterior novio.

“Por la época en que me enamoré de Pierre, tenía una gran atracción por las matemáticas y un fetiche por la geometría. Fue cuando me cambie el nombre a Fractal, estaba obsesionada. Estaba tan enamorado de Pierre, que no puedo describirlo, era un sentimiento indescriptiblemente fuerte. Lo llevé a mi fiesta de graduación y sentí una explosión dentro de mí como un fuego salvaje en mi corazón.  Me encantaba tocar sus botones, me encantaba pasar el dedo sobre ellos y pasar mi lengua también”.

El fin de la relación entre Fractal y Pierre terminó cuando un cortocircuito destruyó a la calculadora. Ella compró otra, pero se dio cuenta de que no era lo mismo. Pensó que no encontraría otra vez el verdadero amor, hasta que conoció a Tetris, un “ser” que no puede morir por estar encarnado en las incontables versiones del juego que existen para todas las consolas, PCs, modos online, y Game Boys piratas.

fuente Metro

temas