¿No incluir cargadores en smartphones realmente reduce la contaminación?

Apple, Xiaomi y Samsung ya comenzaron la tendencia de no incluir cargadores en sus smartphones, pero ¿esto realmente ayuda al medio ambiente y reduce la contaminación?
Fuente: Universidad de Pennsylvania

Apple tomó la decisión de quitar los cargadores de sus teléfono nuevos. Esta estrategia, aunque aseguraba ser solo en favor de reducir la contaminación, fue bastante polémica. Hoy, Xiaomi, Huawei y Samsung ya estudian seguir el camino. Sin embargo, ¿realmente esto ayuda al medio ambiente?

Fuente: Justin Sullivan / Getty Images

El anuncio de Apple con el que se desprendió de los cargadores llegó en la presentación del iPhone 12. En esta consolidaron sus ideas sobre el reciclaje de materiales pesados, así como el desecho tecnológico, los empaques y, finalmente, el retiro de los cargadores:

“En toda la gama iPhone, hemos optado por incluir un cable de USB‑C a conector Lightning de carga ultrarrápida que la mayoría de gente necesita en vez del adaptador de corriente y los EarPods que a menudo no se usan. De esta forma, se reducen el embalaje y el número total de envíos al caber más cajas en cada lote. Además, ayudamos a nuestros socios de fabricación a pasarse a las energías renovables. Todos estos esfuerzos nos permiten evitar la emisión de 2 millones de toneladas de CO₂ al año. Un ahorro de emisiones que equivale a retirar anualmente 450.000 coches de la circulación”

Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones, cada año se producen alrededor de un millón de toneladas en productos de carga para dispositivos móviles. Esto incluye, por supuesto, cargadores, baterías externas, fundas con adaptadores de carga, etcétera.

El número nos indica que la producción es grande y, por lo mismo, también la demanda. Apple, asimismo, se enfrascó en una pelea legal larguísima en la Unión Europea para no firmar el acuerdo (que ya por fin firmó) para emular los tipos de formatos de carga en sus dispositivos.

Fuente: Getty

Esta petición en Europa se creó buscando evitar una mayor producción de desecho pues antes cada marca, compañía e incluso modelo de celular tenían su propia forma de carga. Esta estrategia comenzó cuando los smartphones usaban todos conexión micro USB (V8) y siguió operante cuando se hizo el cambio a USB C, un tipo de conexión mucho más estable y eficiente.

Ahora. ¿Quitar los cargadores de las cajas reduce la contaminación? Evidentemente no. Sí reducirá la cantidad de viajes que requiere un proveedor para poder vender más iPhones. El embalaje es mucho más pequeño y el volumen de los envíos también lo será. Sin embargo, la producción de este producto no se ha reducido ni se ha planteado, al menos no de manera pública, reducirse.

En tanto que la producción no baje, el impacto ambiental será el mismo. Así Apple y las demás compañías saquen los cargadores de las cajas de sus teléfonos, estos siguen teniendo una necesidad de producción y una demanda. Estos cargadores fuera de caja también necesitan su embalaje y su transporte así como su distribución.

Apple y el retiro de componentes

Con el paso de los años, Apple se ha caracterizado por vender menos por más. Primero redujo la calidad de sus materiales de construcción; después redujo la optimización y durabilidad de su sistema operativo y sus componentes; siguiente a esto, quitó el jack de 3.5 mm para audifonos; luego, la eficiencia de sus baterías se modificó por software y luego por hardware; finalmente, ahora estamos ante la desaparición de los cargadores.

Como estrategia de marketing, esto se vende como una medida a favor del usuario y, más aún, a favor de toda la humanidad. Sin embargo, la realidad es que la producción no baja y Apple como empresa sigue en una de las industrias más contaminantes de todas: la tecnológica.

Fuente: Pixabay

Pasar la responsabilidad de la empresa, al no incluir el objeto contaminante, al usuario (siendo este ahora el que decide cuánto contaminar al comprar n número de cargadores) Apple también ofrece una solución a sus malos diseños y a sus pobres materiales de construcción: la carga inalámbrica.

Cada que Apple quita una cosa de sus dispositivos ofrece algo como solución: ya sean dispositivos “Pro“, audífonos inalámbricos, o ahora el MagSafe, su estación de carga por inducción. Esta tiene un costo de más de 1 mil pesos mexicanos y se vende a la par de la desaparición de sus cargadores en caja.

El problema, en sí, no es solo que Apple manipule a su propia audiencia, sino que también genera cambios en la industria en general. Por todos es sabido que si Apple cambia algo, los usuarios lo verán como una gran innovación aunque no lo sea (la carga inalámbrica lleva años entre nosotros, aunque no es tan popular).

Fuente: Apple

Esto obliga a los fabricantes a entrar en el juego o quedarse, nuevamente, viendo cómo Apple monopoliza el juego, en este caso, de la ecología y el avance tecnológico. Xiaomi, después de burlarse en cuentas regionales de esta decisión, cambió su estrategia y parece que sus nuevos dispositivos no tendrán cargador tampoco, así como en su tiempo Samsung se burló de quitar el puerto de auricular y ahora todos sus nuevos diseños no cuentan con él.

***

El punto más interesante de estos audífonos inalámbricos es que se desinfectan solos gracias a una luz ultravioleta que brilla en su estuche que además, es capaz de cargar su batería interna en cuestión de minutos.

ANUNCIO