La compañía tuvo el apoyo de InnovaUNAM, la incubadora de startups de la UNAM.

Laidetec es una compañía fundada por especialistas del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS) de la UNAM. La joven compañía se dedica a desarrollar interfaces, sistemas de control y robots de bajo costo. Todo con tecnología mexicana t con el fin de “simplificar las actividades humanas”.

Por el momento Laidetec ha desarrollado un robot de prueba, que pretende –en el futuro– convertirse en un asistente para el hogar. De acuerdo con sus creadores, el robot, hecho de fibra de carbón y ya puede realizar 23 tipos diferentes de movimientos, en cuanto esté listo será capaz de tomar y transportar objetos o ayudar en los quehaceres. Incluso, se piensa que podría ser una niñera electrónica para cuidar de niños o mascotas.

Para realizar esta última función, se desarrollará un programa que le permitirá al robot contar cuentos y adaptarse a cambios de humor de sus usuarios o a acontecimientos del día a día. Además se piensa que el autómata podría dar conferencias, o interactuar con seres vivos de una manera compleja.

Una versión anterior del robot desarrollado por Laidetec

Hernando Ortega Carrillo, principal responsable del proyecto, sostiene que Laidetec pretende construir diferentes tipos de robots, que variarán en tamaño: del 1.20 hasta 2 metros de altura.

Actualmente el equipo de Laidetec está desarrollando la inteligencia artificial que permitirá funcionar a sus robots, y sostienen que podrían tener un producto final dentro de unos dos años. Para eso necesitan financiamiento, que les permita desarrollar un inteligencia artificial 100% mexicana.

“La finalidad es que la tecnología ya no se compre en el extranjero y tengamos la capacidad de que los mexicanos los diseñemos. Con la situación política entre Estados Unidos y México viene una gran oportunidad para producir desarrollos mexicanos y que se ganen la confianza de la gente y la industria.” sostiene Ortega.

Laidetec es uno de los proyectos más interesantes que apoya el Sistema de Incubadora de Empresas InnovaUNAM. Por cierto, gracias a este apoyo, Ortega Carrillo decidió ceder todas sus patentes a la Máxima Casa de Estudios de México.

vía La Jornada

temas