Crean robots con IA capaces de reconocer el dolor y repararse a sí mismos

Científicos desarrollaron un nuevo prototipo de robots con Inteligencia Artifical capaces de sentir dolor y repararse solos

La creación de robots con tecnologías mecatrónicas y desarrollo de Inteligencia Artificial (IA) son cada vez más rápidos e impresionantes. Ahora, científicos de la Universidad Tecnológica de Nanyang, Singapur, desarrollaron robots que son capaces de reconocer el dolor y así repararse a sí mismos y evitar daños o necesidad de mantenimiento.

NTU Singapore

El sistema de estos robots está diseñado a través de Inteligencia Artificial para que los robots puedan responder a los estímulos de daño en sus mecanismos como si fuera una señal de dolor. De esa manera, se espera que estos dispositivos puedan protegerse a sí mismos y, en caso de sufrir daños, repararse.

Dentro de las métricas que se utilizaron para definir la percepción del dolor en estos sistemas computacionales están la fuerza de presión y de impacto. A pesar de que el algoritmo para su funcionamiento ya está desarrollado sigue sin estar completo, por lo que no tiene conexión con los sensores que harán que funcione eficazmente.

Este se encuentra alojado en las unidades de machine learning de estos robots para que se desarrollen mediante la experiencia de uso que acumulen mientras el dispositivo se termina de ser desarrollado.

Los robots y este sistema fueron desarrollados a través de las tecnologías modernas de Inteligencia Artifical, que no constituyen solamente una plataforma de acción-reacción, sino un complejo de variables y órdenes que se van jerarquizando y estandarizando según la forma en que el robot interactúe con su entorno.

Los científicos encargados de estos prototipos están también elaborando estrategias para hacer que las reparaciones eventuales que tenga que realizar, de daños menores y sobre todo estéticos o superficiales, puedan ser efectuables y no solo indentificables.

NTU Singapore

Asimismo, se busca que el robot entienda de riesgos en su ejecución de tareas, no solamente en el reconocimiento de lo que sería una señal de dolor. De esta forma, se busca evitar que las máquinas sigan operando en condiciones desfavorables, evitando mal funcionamiento, accidentes y reparaciones innecesarias.