En 2016 la compañía patentó una pulsera para controlar los movimientos de sus empleados.

Ni Un Mundo Feliz, ni 1984: no hay mayor distopía que aquella que recorre nuestros tiempos. Lo decimos porque Amazon patentó un sistema electrónico que le permite detectar el movimiento de las manos de sus empleados en los almacenes de la empresa, con la finalidad de supervirsar su trabajo.

Aunque sólo se trata de una patente, la noticia que fue dada a conocer por el sitio GeekWire ha causado algo de revuelo (sobre todo en Europa) desde hace algunos días.

Se trata de un sistema de rastreo que podría emitir pulsos de sonido ultrasónicos o transmisiones de radio, que le permite saber a un sistema receptor en dónde están las manos de los trabajadores en relación con una serie de contenedores de inventario.

Según la patente de Amazon, se trata de un concepto que pretende ahorrar mano de obra:

“Los enfoques existentes para realizar un seguimiento de dónde se almacenan los artículos de inventario… pueden requerir que el trabajdor de dicho sistema realice actos que consumen mucho tiempo más allá de colocar el artículo del inventario en un contenedor de inventario y recuperar el artículo de la oferta del inventario, como presionar un botón asociado con el contendeor de inventario o escaneando un código de barras asociado con el contenedor… En consecuencia, lso enfoques mejorados par realizar un seguimiento de dónde se almacena un artículo de inventario son de interés”.

En otras palabras, esto signfica que a Amazon le importa hacer más eficiente la búsqueda, entrega y localización de sus productos.

Una de las imágenes que se incluyen en el registro de la patente.

La patente de estos brazaletes existe desde 2016, fue presentada por Jonathan Cohn, Gerente Senior de programas técnicos de Amazon Go, y el sistema de radiofrecuencia fue creado por Tye Brady, Jefe de Tecnología de Amazon Robotics.

¿Cómo funcionan las pulseras?

Los sensores del sistema triangulan señales de la pulsera para determinar dónde está ubicada la mano del trabajador, y el software hace que coincida esa posición con el elemento del inventario que tendría que procesarse.

Además de captar las señales, el sistema podría enviar señales de regreso para que los trabajadores sepan que se dirigen al contenedor correcto.

Los sensores del sistema triangulan señales de la pulsera para determinar dónde está ubicada la mano del trabajador.

¿Qué piensa la comunidad?

En Italia, Matteo Salvini, líder del partido Liga Norte, se pronunció en contra de esta patente argumentando que falta dignidad al trabajo.

“¿Hombre o esclavo? Quiero devolver la dignidad al trabajo, algunas multinacionales explotan, presionan y luego descartan. ¡Ya basta!”.

Amazon no tiene la mejor reputación en lo que toca al trato con sus trabajadores dentro de los almacenes, sin embargo, la compañía –que nunca habla sobre sus patentes– se ha pronunciado recientemente para decir que la especulación sobre esta patente está equivocada.

“Todos los días en empresas de todo el mundo los empleados usan escáneres de mano para verificar el inventario y cumplir pedidos. Esta idea, si se implementa en el futuro, mejoraría el proceso para nuestros asociados de cumplimiento. Al mover el equipo a las muñecas de los asociados, podríamos liberar sus manos de los escáneres y sus ojos de las pantallas de la computadora”.

Si bien esto podría parecer un mensaje alentador, se trata de algo más oscuro que involucra a los salvajes sistemas de producción, pues en esta política laboral, el único beneficiado es Amazon.

Como dijo recientemente el filósofo coreano Byung-Chul Han en una charla que dio en Barcelona y fue cubierta por el diario El País: “En la orwelliana 1984 esa sociedad era consciente de que estaba siendo dominada; hoy no tenemos ni esa consciencia de dominación”.

fuente Google

temas