Un paso importante en la regulación de esta clase de vehículos.

Hay una pregunta que siempre sobresale cuando se habla del tema legal alrededor de los coches autónomos: ¿quién es el responsable del vehículo, la máquina o el pasajero? El tema sigue sin ser muy claro pero ahora, gracias a Google, podríamos estar más cerca de llegar a una regulación en forma.

El pasado 4 de febrero Google le envió una carta a la National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA), el organismo encargado de regular la seguridad del transporte en Estados Undios. En dicho documento la compañía solicitaba conocer el criterio de la dependencia en relación a los conductores de sus coches autónomos, a lo que la NHTSA respondió:

“La NHTSA interpretará ‘conductor’ en el contexto del diseño de los vehículos que describe Google como una referencia al sistema de auto-conducción, y no a ninguno de los ocupantes del vehículo.

Estamos de acuerdo con Google en que su coche autónomo no tendrá un ‘conductor’ en el sentido tradicional que los vehículos han tenido los conductores durante los últimos más de cien años.”

En pocas palabras, el sistema de conducción será considerado como el piloto del vehículo y no la persona que está abordo. Lo interesante de esto es que la responsabilidad de lo que ocurra con el vehículo cae entonces en las manos de la compañía, que en este caso es Google como subsidiaria de Alphabet.

Y aunque todavía falta mucho por hacer en materia legal para poder regular a los coches autónomos, este es un paso importante en ese largo camino. Ahora falta que es lo que piensa Google –y el resto de fabricantes– al respecto.

fuente Reuters

temas