ShotSpotter es un sistema que identifica disparos de armas de fuego por una triangulación de sonido. Los receptores que se encuentran colocados en los edificios de varias ciudades de Estados Unidos avisan a la policía del disparo de un arma segundos después de que sucedió.

Alrededor de las 7:20 de la mañana una alarma suena en un edificio de control en Montain View, California. En la pantalla de una operadora aparece el anuncio: “múltiples disparos”. Inmediatamente después ella es capaz de escuchar la grabación de un arma de bajo calibre, “ta-ta-ta-ta-ta-ta-ta”, y una ubicación en un mapa. El sitio está en Milkwaukee, a más de 3,500 km de distancia. De inmediato la operadora avisa a la policía local, quien en dos minutos llega al lugar. A tan solo 5 m de la ubicación señalada se encuentran un montón de casquillos calibre .22 y un chico de 15 años al que le han disparado en el brazo. Todo esto ocurrió en un lapso de 3 minutos y 55 segundos.

Así de efectivo es ShotSpotter, un sistema que mediante transmisores colocados en algunos puntos estratégicos de una ciudad es capaz de percibir cuando se dispara una bala. La triangulación del sonido es bastante efectiva y la respuesta prácticamente inmediata. Esta tecnología fue desarrollada en los noventa por el ingeniero Robert Showen, quien fundó la compañía con la esperanza de prevenir la violencia con armas de fuego. A lo largo de los años, el sistema se ha refinado hasta tener más del 95% de efectividad.

shotspotter04

Sin embargo, el uso de esta tecnología ha causado un impacto extraño entre los agentes de la justicia. Por ejemplo, en la ciudad de Detroit reciben más llamadas de las que pueden manejar. Simplemente no hay policías suficientes como para verificar tantos disparos.

La información que aporta ShotSpotter es tan certera, que puede identificar si un disparo se hizo desde un auto en movimiento, a qué velocidad iba el auto y qué dirección tomó. No obstante, jueces, abogados y fiscales no se ponen de acuerdo en relación al posible uso de esta evidencia en querellas legales. En un país donde la posesión de armas de fuego es un derecho civil, ¿sus disparos son un asunto de privacidad?

shotspotter02

Es fácil decir que si se trata de un crimen, la privacidad está cancelada, pero ¿decidiremos qué es privado de acuerdo al contenido de una grabación? Si es así, caeríamos en la paradoja de que tendríamos que ser vigilados todo el tiempo para que se decida qué es lo que debe ser privado. En un caso reciente, se ha usado como prueba para acusar de homicidio las grabaciones de ShotSpotter. Se supone que las voces de la víctima y los acusados fueron grabadas “por accidente” por el sistema. Frank Camera, abogado defensor de uno de los acusados declaró:

“Si la policía comienza a usar estas conversaciones, entonces la cuestión es ¿dónde van a parar?” Para él esta tecnología es como “abrir una lata llena de gusanos”

Sin duda que no se puede defender el hecho de disparar armas de fuego en la “privacidad” de nuestro hogar, o algo parecido; pero la pregunta no deja de estar en el aire: ¿las grabaciones de ShotSpotter pueden ser consideradas como “control gubernamental”? En lugares en donde la violencia con armas de fuego ha provocado una situación crítica es difícil descarta las posibilidades que ofrece esta tecnología, pero el debate seguirá, sobre todo en estos tiempos especialmente sensibles con la privacidad.

vía New York Times

fuente ShotSpotter

temas