¿Alguien necesita un nuevo juguete?

Las cosas en Rusia suelen ser un tanto diferentes –por decir lo menos– a lo que estamos acostumbrados de este lado del mundo, y cuando se trata de fabricar vehículos todoterreno, también pasa lo mismo. El Sherp ATV es un ejemplo de lo que los rusos son capaces de hacer con tal de sortear la espesa tundra siberiana, o de tener lo más parecido a un Batimóvil.

Este monstruo de metal es fabricado por la compañía rusa Sherp, que lo ha equipado con unas enormes llantas autoinflables de 1.6 metros diámetros, un motor turbodiesel de cuatro cilindros con 44 caballos de fuerza, y un tanque de combustible con capacidad para 60 litros. Tiene unas dimensiones de 3.4 m de largo por 2.5 de ancho, y su peso ronda los 1,300 kilos. A pesar de su tamaño, puede alcanzar una velocidad de hasta 45 km/h (o 6 km/h en el agua).

SHERP-ATV-2
El vehículo puede recorrer caminos escarpados e incluso “nadar” sobre el agua.

Como ya se imaginarán, el precio del Sherp ATV no es para nada barato: unos 70 mil dólares aproximadamente, o hasta 100 mil en caso de quererlo con todo y camper. Un precio que sólo unos pocos serán capaces de pagar con tal de ser la envidia de Bruce Wayne (o Schwarzenegger). Y si esto no los convenció, esperen a ver esta bestia correr y destrozar el hielo a su paso en el video de demostración:

fuente SHERP

temas