Aunque todo indica que Microsoft lanzará la actualización de Windows 8.1 en marzo, una versión preliminar se ha filtrado en varios sitios y permite darle un vistazo a los cambios que se incluirán.

Lo primero que se puede notar es la pantalla de inicio, donde ahora aparecen los botones de búsqueda y apagado en la parte superior derecha. También se incorporará un nuevo menú de configuración, en el que se podrá ajustar el tamaño y posición de los mosaicos.

Las aplicaciones nativas de Windows 8 tendrán una pequeña barra desplegable en la parte de arriba, sección en la que será posible minimizar, cerrar o dividir la ventana. Finalmente, la interfaz de escritorio ahora permitirá anclar las aplicaciones “metro” en la barra de tareas, al igual que como con los programas tradicionales.

Esta versión filtrada corresponde a una compilación del 14 de enero, así que lo más probable es que todavía incluía algunos errores y cambios en relación a lo que veremos en unas semanas más, pues se espera que Microsoft libere esta actualización el próximo 11 de marzo

vía WinBeta

temas