El 93% de los usuarios que compraron el teléfono ya lo devolvieron.

Luego de que sus teléfonos Note 7 comenzaran a explotar, Samsung prometió que a antes de terminar el año haría publica las razones que encontraran en su investigación. Eso aún no ha pasado, pero hace un par de días expertos en la materia llegaron a la conclusión de que la explosión de debió a dos causas.

La empresa especializada en herramientas y servicio de ingeniería, Instrumental, explicó que el marco que rodea la batería del Note 7 es tan ajustado que “al momento de que la pila se expandiera por el calor se encontraría atascada en esos marcos, por lo que una explosión por almacenamiento de energía sería inminente”.

La segunda causa se debe al tamaño de la pila, ya que no pudieron crear una pila de larga duración con un volumen más delgado que la versión anterior. El exceso de calor provocó que la pila se expandiera, y debido a su tamaño “la capa positiva de óxido de cobalto de litio hiciera contacto con la capa negativa de grafito, dando como resultado una combustión inmediata”.

Del total de personas que compraron el smartphone, sólo el 7% no lo ha devuelto a la fábrica. Esto representa un riesgo que Samsung ya no está dispuesto a correr, por eso el próximo 19 de diciembre lanzará una actualización que deshabilitará las funciones del teléfono e impedirá cargar el terminal.

En Estados Unidos, el teléfono ya advierte a los usuarios que no pueden cargar la batería más allá del 60% y ha solicitado a los usuarios que regresen los equipos (93% ya lo hizo) pero nunca faltan los rebeldes y por eso tomo estas medidas.

La nueva actualización será forzosa y nadie se la podrá saltar.

fuente Gizmodo

temas