Los modelos de gama alta pierden terreno frente a los teléfonos inteligentes y sus cada vez más potentes cámaras integradas.

La disminución de las ventas de cámaras de gama alta preocupan cada vez más las compañías líderes de ese ramo. Sobre todo debido a que este año, los pedidos de las cámaras de lentes intercambiables han bajado sustancialmente. La firma de investigación IDC espera que las ventas de las cámaras de este tipo disminuyan en un 9.1% al terminar este año con respecto al anterior, y la tendencia es que cada año siga sucediendo lo mismo.

Durante las últimas semanas, Canon, Nikon, las principales fabricantes de cámaras del mundo, y Tamron, el mayor fabricante de lentes para cámara, bajaron sus previsiones de ventas en el año fiscal que termina en marzo. Debido a estos anuncios las acciones de Canon han disminuido un 7.3%  y las de Nikon han bajado 29% en lo que va del año.

Junichi Itoh, Presidente Financiero de Nikon, comentó al respecto:

“Estamos viendo cifras complicadas en este momento, pero no creo que esto vaya a durar para siempre. Todavía hay demanda potencial de nuestro producto en varios mercados, y creo que China, es la clave para mejorar nuestros números.”

Una de las probables explicaciones en la caída de las ventas de las cámaras de gama alta es que, incluso los fotógrafos profesionales, cada vez utilizan menos estos artefactos y los sustituyen por teléfonos inteligentes con potentes cámaras integradas. Asimismo, los lentes para cámara han sido sustituidos por aplicaciones como Instagram o programas de edición.

Los fabricantes de cámaras han argumentado que nunca será lo mismo utilizar un teléfono para tomar fotos que una cámara, además afirman que la versatilidad de los lentes es superior a las aplicaciones que existen en el mercado, ya que ofrecen un nivel de control y calidad de imagen que la pequeña lente de un smartphone no puede replicar .

El vocero de Canon, Takafumi Hongo, opinó:

“Tomar fotos con los teléfonos inteligentes y editar con aplicaciones es como cocinar con ingredientes baratos y mucho sabor artificial. El uso de cámaras con lentes intercambiables es como la comida lenta, cocinada con ingredientes genuinamente naturales”

A pesar de estas palabras, los números demuestran que los aficionados a la fotografía prefieren gastar su dinero comprando un potente teléfono a una costosa cámara, y los lentes necesarios para usarla profesionalmente, por lo que las cámaras de gama alta cada vez se convierten más en un producto de un nicho muy limitado.

vía The Wall Street Journal

temas