El nuevo amor de la actriz no son los vampiros de Twilight, es la inteligencia artificial.

El nombre de Kristen Stewart significa cosas diferentes para muchas personas diferentes. Pésima actriz, excelente actriz, heroína de toda una generación, modelo, musa, persona más odiada de la farándula, amante pseudo vampirica y un largo, largo etcétera, pero nunca de los nunca llegamos a pensar que su nombre estuviera relacionado con una investigación académica sobre la inteligencia artificial.

No es una broma. La actriz de 26 años aparece como co-autora de un artículo que fue publicado esta semana en la universidad neoyorquina de Cornell, con respecto a la transferencia de estilo (style transfer), una aplicación que utiliza la inteligencia artificial para crear estilos impresionistas en los videos, mezclando la estética de una imagen sobre otra, como se muestra en el siguiente video:

Aprovechando su debut como directora (Come Swim), Stewart compartió su experiencia usando las redes neuronales del Neural Style Transfer en su película para mezclar contenido y estilo. La trama de la película está basada en un poema escrito por la actriz, sobre el sueño y la realidad, mezclada con las imágenes de una pintura (también de su autoría).

“La pintura evoca en sí misma los pensamientos que un individuo tiene en los primeros momentos de vigilia (cuando se desvanece entre los sueños y la realidad). Exploramos este tema en las escenas introductorias y finales donde se aplica esta técnica.”

 

En su texto se puede leer cómo trataron de ajustar el algoritmo para transferir “emociones a la pintura” creando una imagen artísticamente satisfactoria, pero al no conseguirlo optaron por modificar las imágenes de la cinta. Añadieron bloques de textura a los dibujos para asegurarse que tuvieran una mayor influencia en el algoritmo para que las incluyera en la imagen final.

El equipo descubrió que la aplicación del Neural Style Transfer no es automática, por el contrario, aún requiere mucho trabajo creativo por parte de los humanos para lograr el efecto deseado.

“La película en sí se basa en una pintura del hombre despertando del sueño. Nosotros tomamos una nueva etapa artística mediante la aplicación de Neural Style Transfer para volver a dibujar escenas clave en la película en el estilo de la pintura, dándoles cuenta casi literalmente la pintura que sustenta la película.”

El trabajo titulado Trayendo el impresionismo a la vida mediante el Neural Style Transfer en Come Swim, también está firmado por el ingeniero de efectos especiales Bhautik J Joshi y el productor David Shapiro.

Lejos de considerar esta noticia como una superficialidad farandulera, hay que destacar la llegada de la inteligencia artificial a un nuevo medio (destinado a la cultura popular). Se veía venir: si algo nos ha enseñado Hollywood, es que siempre está dispuesto a experimentar (e invertir) en nueva tecnología para evolucionar.

Si están interesados en leer el documento completo, pueden hacerlo a través de arXiv, una plataforma en el que existen más de 1 millón de documentos relacionados con estudios de física, matemáticas, biología, estadística y otras ciencias duras.

fuente arXiv

temas