¿Por qué la policía detuvo a un usuario de Twitter en México?

Foto: Noel Pennington

La policía detuvo a un usuario de Twitter por supuestas amenazas a un periodista mexicano.

El día de ayer la Policía de Investigación de la Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México detuvo a José Castrejón Aguilar y lo llevo a comparecer luego de que el periodista Héctor De Mauleón lo acuso de amenazarlo vía Twitter.

De Mauelón ha recibido constantes amenazas vía durante los últimos meses tras denunciar distintos crímenes realizados en la Condesa y la delegación Cuauhtémoc perpetrados por el crimen organizado. Además, muchas amenazas recibidas coincidían con otras muy parecidas realizadas a Denisse Mearker y al escritor Rafael Pérez Gay.

El proceder de las amenazas era el mismo siempre. Se creaba una cuenta, se amenazaba y posteriormente se borraba. Así sucesivamente y sólo cambiando alguna letra o número del usuario. Por ejemplo: de Gallo sin ley 2.0 a Gallo sin ley V4. Y los mensajes eran retuiteados por distintas cuentas como @PeluditoRenace, @LittleNovy, @xxEl_Noruegoxx, @GUZZANOTJ, etc.

Ante lo sucedido el periodista del Universal hizo lo correcto: denunciar las amenazas con la policía capitalina, la cual posteriormente puso a trabajar a la policía cibernética para localizar a la persona que hizo las amenazas.

¿Una policía cibernética exitosa o una policía que deja mucho que desear?

Según la columna de Héctor de Mauleón donde se refiere al caso, la policía cibernética se puso a rastrear las “huellas digitales” de @Litle_Sad0 (la cuenta de Gallo sin ley V4) a través de distintos programas de análisis como 2 Analyst’s, Notebook y MultiHasher. Gracias a esto y según la nota del periodista:

“la procuraduría capitalina pudo entresacar información clave en el uso de estas cuentas. Todos los perfiles eran semejantes, todos atacaban en masa, a la misma hora. Todos empleaban un lenguaje brutal y recurrían al uso de fotos editadas. Todos acudían a la expresión “el patrón ya dio la orden”, y una serie de exclamaciones o interjecciones comunes: Uuffa!”.

De acuerdo con la versión de De Mauleón, todas las cuentas tenían un hecho en común: eran retuiteadas o comentadas por @slayden, nombre de usuario de José Castrejón Aguilar quien es famoso en internet por ganar Hack CDMX , crear una aplicación dirigida a ciclistas, y por dedicarse a trolear a la gente en Twitter, acto por el cual percibe una remuneración económica.

Entonces, ¿a partir de una persona que retuitea y comenta, y que además le pagan por eso, la policía puede deducir que él es el causante de las amenazas? Esta postura de las autoridades y del periodista no podría ser más ingenua. Sobre todo porque el mismo dice que Castrejón Aguilar sólo comenta o retuitea los mensajes, pero eso es algo que miles de usuarios podrían hacer.

La situación es por lo demás delicada y los antecedentes de Castrejón no le ayudan a salir bien librado, pues algunas veces Castrejón Aguilar se le ha vinculado con amenazas a otros periodistas y al caricaturista Paco Calderón.

Pero seamos claros en esto. Nadie debería ser amenazado por hacer bien su trabajo como lo ha hecho Héctor De Mauleón, pero tampoco nadie puede ser juzgado por conjeturas que se fundamentan en la esencia de las redes sociales, comentar, compartir y crear contenido. El problema es entonces la forma en la que la policía cibernética nos cuida, me parece.

temas