Tras años de haber tomado la selfie, un juez dio el fallo en contra de PETA.

En 2011 el fotógrafo de naturaleza David Slater fue a una reserva en Indonesia, donde un macaco hembra, llamada Naruto, le robó una de sus cámaras. Con ella sacó decenas y decenas de fotos. Aunque la mayoría salieron borrosas, dos de ellas si quedaron bien.

La fotografía se volvió viral al poco tiempo y David Slater no la pudo vender como esperaba. Se calcula que perdió cerca de 17 mil dólares tratando de recuperar los derechos de autor, pues se convirtió en dominio público después de que Wikimedia Commons las consideró dominio público por estar tomadas por un animal.

macaco negro selfie 2

Las cosas se aliviaron y la foto se quedó en el dominio público. El año pasado PETA reavivó el asunto cuando declaró que buscaría defender los derechos de Naruto para que ella fuera la propietaria de la fotografía bajo la ley estadounidense sobre este tipo de derechos (quien toma la foto, no el dueño de la cámara, es el propietario).

Finalmente el juez federal estadounidense dio una resolución al caso Naruto vs Slater. Decretó que el mono no puede poseer los derechos de autor de esas fotos. Aclaró que a pesar de que se luche por extender la protección de animales por parte del Congreso y el presidente de Estados Unidos, no han habido extensiones de sus derechos en la Ley de Derechos de Autor.

PETA perdió el caso y declaró que este caso expone la hipocresía de aquellos que explotan a los animales para su beneficio.

vía Gizmodo

fuente Adam Steinbaugh (Scribd)

temas