No existen las niñas perro ni nada por el estilo

México: no creen en el Coronavirus, pero sí en la niña perro.

¡Una Niña Perro recorre las calles de Tamaulipas! Las cámaras de seguridad la han captado corriendo desnuda por las calles de colonia Ampliación Unidad Nacional. ¡Ay, Dios mío!, ¿Qué vamos a hacer? Vamos con las impactantes imágenes:

La respuesta a las súplicas a una divinidad por el caso de la llamada “niña perro” no solo son irrisorias, también irrespetuosas. Vayamos por partes.

También te puede interesar: 5 historias de terror que se hicieron famosas gracias a internet

Esta semana se dio a conocer el video que mostramos anteriormente, donde se ve a una mujer corriendo desnuda apoyada por sus cuatro extremidades. Muchos medios aseguraron que es un resurgimiento del caso reportado por un diario tamaulipeco en 2009, que también fue una mentira.

(Diario Express)

En la portada del diario Express se podía ver la fotografía de un ser antropomorfo que, aseguraban, tenía 14 años y su madre la tenía escondida. La imagen es real, pero definitivamente no pertenece a ningún ser humano. Se trata de una escultura hecha por la artista australiana Patricia Piccinini en forma de protesta contra la manipulación genética.

Foto de Patricia Piccinini con la obra en cuestión. Lo sentimos, señorita Piccinini, no vamos a pagar por la foto en esta ocasión.

La diferencia entre lo ocurrido en 2009 y ahora es que en esta ocasión hay un video. No sabemos si este video fue grabado realmente en Tamaulipas y su veracidad también podríamos ponerla en discusión (sobre todo porque misteriosamente la mujer se transparenta antes de entrar o salir de cuadro).

Pero démosle el beneficio de la duda, aunque no deberíamos. En el mundo sí existen personas que pueden desplazarse con naturalidad usando las piernas y brazos de la misma forma que los cuadrúpedos usan las patas. Así lo registró la BBC en el documental The Family That Walks On All Fours:

El documental sigue a una familia kurda en Turquía la cual podría ser la prueba de una teoría antievolutiva que fue propuesta por el biólogo turco Üner Tan bautizada como síndrome de Uner Tan que afecta principalmente a personas que nacieron de una reproducción intrafamiliar, lo que sugiere que es un trastorno autosómico recesivo .

“La característica principal de este síndrome es el cuadrupedalismo habitual, lo que significa que pueden pararse erguidos hasta que intentan moverse, luego caminan sobre sus manos y rodillas. Según Tan, el síndrome puede ubicarse en su propia categoría bajo los tipos de ataxias cerebelosas”.

Lo que ocurre con este trastorno es que el cerebro se inflama y hace que las personas que la padecen no puedan controlar sus movimientos.

The Family That Walks On All Fours demostró que la familia turca no tenía síndrome de Uner Tan, sino que caminaban en cuatro patas por otras condiciones genéticas.

El síndrome de Uner Tan cae en esta categoría porque tiene síntomas similares a otros trastornos de ataxia cerebelosa, que es el deterioro en el equilibrio o la coordinación debido a daños en el cerebro, los nervios o los músculos.

Tal parece que estamos ante una nueva leyenda urbana que, aunque es una falsedad, se viraliza en internet.