Por fin le decimos adiós a ese sistema que nos obligaba a comprobar que no somos robots.

Los tiempos de dar clic para confirmar que eres un humano y no un robot de la maldad, han terminado. Google acaba de actualizar su sistema reCAPTCHA para que sea invisible y nos evite la molestia de estar confirmando que somos personas de carne y hueso.

ReCAPTCHA usa un motor de análisis de riesgo cuya finalidad es proteger las páginas de spam. Este servicio gratuito evita que software automatizado tenga acceso a los sitios de internet. Es muy útil cuando se manejan datos delicados, como información personal de los usuarios. Sin embargo, a muchos nos molestaba tener que llenar este campo, por eso Google ha utilizado su sistema de inteligencia artificial con una combinación de aprendizaje automático y análisis de riesgos avanzado.

Esto significa que el nuevo sistema de reconocimiento tomará en cuenta tu comportamiento en la red para determinar si eres una persona o un bot, pues el nuevo reCAPTCHA se apoyará en la dirección IP y las cookies del navegador. Además, el algoritmo estudiará tu comportamiento a partir de los recorridos que realice el ratón.

Este avance no es poca cosa, pues en primer lugar demuestra que la red neuronal de Google es cada vez más eficiente, y también que esta tecnología de reconocimiento, fuera del CAPTCHA, puede funcionar para mejorar estrategias de marketing, publicidad e incluso predecir el comportamiento de los usuarios de manera más efectiva. Y por supuesto, también puede ser útil para facilitar las cosas en temas de ciberseguridad.

Aunque te digan que no tienes sentimientos, eso no significa que seas un robot. Y ahora Google se encargará de demostrarlo de manera más sencilla.

fuente Google

temas