¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

El creador del botón de retuit dice por qué esa función arruinó Twitter

El creador del botón de retuit, Chris Wetherell, dijo que pudo haber sido una mala idea su invento de Twitter.
(Foto: Leon Neal/Getty Images)

Twitter es un caos, una red social que al menos a mí, me ha llegado a provocar ansiedad y náuseas. Y admito que abrirla en ocasiones me ha dado ganas de vomitar, pero tal vez haya una razón específica por la que a muchos de nosotros nos cause efectos secundarios usar Twitter: el botón de retuit, que nos permite replicar y viralizar tuits, e incluso citarlos.

Según Chris Wetherell, quien es el creador del retuit y básicamente el culpable de infringir el caos en Twittercomparó su invento con “darle a un niño de 4 años un arma cargada”. “Eso es lo que creo que hicimos realmente”, indicó.

Wetherell es un desarrollador veterano que en 2009 fue el encargado de construir esta “pieza nuclear” de Twitter. En un principio, el retuit había sido pensado para simplificar ciertas funciones para que en vez de que un usuario tuviera que hacer copypaste de un tuit, un simple click le permitiera replicar con sencillez las publicaciones de otros. La idea estaba enfocada, según Wetherell, en facilitar la comunicación durante eventos importantes, como un terremoto o algo por el estilo.

Sin embargo, Wetherell admitió que hubo situaciones que ni él ni sus colegas pudieron -o no quisieron- anticipar.

“Sólo dos o tres veces alguien hizo una pregunta social más amplia e interesante, que fue ‘¿Qué se está compartiendo?’”, dijo Wetherell. “Pero eso casi nunca se comentó”.

Durante una entrevista con BuzzFeed News, Wetherell contó el terror que le ocasionó haberse dado cuenta de la clase de poder que había entregado con el botón de retuit. Y se percató que las personas ya habían dejado de hacer un mínimo esfuerzo por reflexionar acerca de sus acciones.

Eso ocurrió en 2014, durante una campaña de acoso contra mujeres dentro de la industria de los videojuegos:

“Para ellos era muy fácil destrozar la reputación de alguien que no les gustaba. Pregúntale a cualquiera de las personas que eran sus objetivos en aquel momento, el retuit les ayudaba a difundir una imagen falsa de una persona mucho más rápido de lo que podían defenderse… Me di cuenta de que no se trataba de un pequeño subconjunto de personas que actuaban de esta forma. Esto podría tener que ver con cómo se comportan las personas. Y eso me dio mucho miedo”.

Pero esa solo es una de las tantas historias de odio que a diario inundan Twitter y que Wetherell piensa que es momento de solucionar. Aunque  tal vez ya sea demasiado tarde, incluso cuando el CEO de Twitter, Jack Dorsey, haga esfuerzos por remediar este problema. Maldito retuit.