Uno de los últimos monstruos memorables del cine independiente, se está volviendo a poner de moda, pero de una forma muy poco convencional.

Babadook, el personaje creado por Jennifer Kent, se volvió un suceso en el 2014, cuando la película conquistó a la crítica especializada e incluso se le catalogó como un clásico instantáneo que renovaría el cine de terror moderno. Poco después quedó opacada por otras cintas independientes de terror como It Follows y The Witch, pero sin duda ocupa un buen lugar en el corazón de los fans más jóvenes del género.

Inesperadamente, The Babadook está teniendo un segundo aire entre la comunidad LGBTQ desde el año pasado, y ya es catalogado por muchos como un icono del movimiento. Pero ¿por qué?

De acuerdo con Mashable, a mediados del año pasado Netflix, por error, ubicó a The Babadook en la categoría de películas LGBT. De inmediato, esto se convirtió en un chiste dentro de la comunidad gay, sobre todo en los usuarios de Tumblr, donde afirmaban que el verdadero significado de las siglas LGBT era “Lesbianas, Gays, Babadooks y Transgénero”.

El chiste ha crecido tanto que ya ha llegado a Twitter y Facebook, pero no sólo se ha tomado como una broma, también como una reflexión. Algunos recuerdan que Samuel, el niño de la película, es marginado en la escuela y en su entorno familiar, un problema que viven muchos miembros de la comunidad LGBT. Incluso se menciona que el monstruoso Babadook es una metáfora de una personalidad reprimida, una característica de las personas que no se atreven a reconocerse como gays. Además vive en el sótano… otra metáfora de no aceptarse a uno mismo.

Aquí te dejamos algunos de los mejores tuits sobre el Babadock gay:

fuente Mashable

temas