Para evitar que el estrés se apodere de los videojugadores, un diseñador creó un sistema que permite variar la dificultad de los juegos a partir del estado de animo de su usuario.

Al llegar a casa después de un mal día lo que necesitas es concentrarte en un reto que te permita sacar todo tu enojo. Normalmente, cuando una persona se siente frustrada, ya sea por el estrés acumulado o por acontecimientos inesperados, tiende a llenarse de ira y enojo, sentimientos que pueden generar a la larga problemas de salud.

Para solucionar esto, el diseñador Sam Matson decidió darle un uso a los videojuegos asociado con el control de la ira. Matson creó Immersion, un gadget similar a una diadema que se conecta con una computadora mediante Bluetooth, donde se corre un videojuego de disparos también creado por el diseñador.

Immersion-02

La diadema cuenta con sensores que monitorean el ritmo cardíaco del jugador, por lo que si éste comienza a acelerarse o enojarse, se aumenta la dificultad del videojuego automáticamente permitiéndole al usuario sacar todo su enojo en contra de los enemigos virtuales. Por el contrario, si la persona permanece tranquila, el juego tendrá una dificultad normal.

Matson sostiene que a través de su sistema puede enseñar auto-control a las personas, además de divertirlas en una actividad segura. Immerson aun se encuentra en fase de desarrollo, aunque Matson planea sacarlo a la venta dentro de poco tiempo.

vía Engadget

fuente Immersion

temas