A pesar de ser una tecnología en desarrollo, los Google Glass siguen acaparando la atención de la industria y del mundo en general, pues ahora se ha anunciado cuál será la solución de uso para las personas que necesitan lentes graduados.

Si eres miope seguramente te has visto en la penosa necesidad de, cuando vas a ver una película en 3D, tener que colocar las gafas del cine o tv sobre tus anteojos, lo cual es un problema menor en un espacio en el que nadie te presta atención por estar mirando la pantalla, sin embargo, si tuvieras que caminar por la calle con un par de gafas colocadas una sobre otra sería otro cantar. Por ello, desde que se anunció el innovador gadget de Google de realidad aumentada, una pregunta que comúnmente se les hacía a los desarrolladores del aparato era si tenían una solución para que aquellos que padecen miopía puedan usar los Google Glass sin verse ridículos, o por lo menos no más que los usuarios normales de las gafas  inteligentes.

Para solucionar el problema anterior, Google informó de una manera para que las personas que necesitan lentes graduados puedan usar su aparato. La solución es un complemento para los Google Glass, que no es otra cosa más que una patilla de los lentes que se puede adaptar a cuatro tipos diferentes de armazones diseñados por Google (Split, Thin, Bold y Curve), así como a tres modelos de lentes de sol (Edge, Classic y Active).

Google-Glass-02

Los anteojos de armazón de Titanio fueron diseñados por Isabelle Olsson, jefa del Departamento de Diseño de Anteojos de Google, quien declaró:

“Cuando entras en una tienda de gafas observas que tienen miles de estilos, pero cuando empiezas a categorizarlos te das cuenta de que sólo hay alrededor de seis a ocho estilos que la gente realmente usa, por eso nos decidimos por estos cuatro modelos populares.”

Lamentablemente este “adaptador” no se incluirá con la compra de las Google Glass, por lo que se tendrá que comprar por separado. El precio de el adaptador es de 225 dólares para la versión compatible con los modelos de lentes graduados, y 150 dólares para el modelo de las gafas para el sol. A esto hay que sumarle el precio normal de los lentes inteligentes, que es de 1,500 dólares y el de alguno de los modelos de anteojos compatibles diseñados por Google, además de la graduación de los cristales.

Ante lo anterior no cabe dudas de que la empresa de Mountain View sabe como hacer negocios redondos.

vía The Verge

fuente Google