A partir del año próximo, el consumo energético de Google provendrá de fuentes renovables. 

Todo el mundo sabe que Google ha crecido a lo grande. Alphabet, la empresa de la que es subsidiaria, es hoy la segunda más importante del mundo, con un valor neto de 531 mil millones de dólares. Como es natural, sostener tal imperio de información requiere de una cantidad igualmente colosal de energía. Tan sólo en 2015, Alphabet consumió 5.2 terawatts hora de electricidad, casi tanto como lo que utiliza la ciudad de San Francisco en un año. Un montón, pues.

Es por ello que ahora Google ha creado un plan. A partir del 2017, su vasta red de comunicación global comenzará a comprar energía renovable, la suficiente para hacer funcionar sus 13 centros de información y todas sus oficinas. El eje de esta transformación son los 20 contratos renovables que Google ha acumulado a lo largo de años, los cuales le garantizan suficiente energía solar y eólica para sostener su consumo. A través de esos contactos, la compañía ayuda el desarrollo de proyectos de energía limpia y anima a otras empresas a seguirla.

grafica-google_clima
Fuente: Google.

Más allá de los obvios beneficios ambientales, Google ve también en este cambio una ventaja empresarial. Según Neha Palmer, el jefe de estrategia de la división de infraestructura global de Google, invertir en energía verde les permitirá disminuir su costo con el tiempo, así como mantener fijos los precios en áreas de alta volatilidad. Ahora, esto no quiere decir que Google funcionará completamente con energía limpia. A través de una maniobra medio mañosa, la compañía compra un exceso de este tipo de energía donde puede conseguirse fácilmente, mientras que en otros lugares del mundo continúa funcionando con electricidad tradicional. A largo plazo, sin embargo, la idea es que todo funcione con energía verde.

La inversión de Google comenzó en lugares como Minco-II, una granja de viento localizada a unos 90 kilómetros de Oklahoma City. Operada por NextEra Energy Resources, el proveedor más grande de energía solar y eólica de los Estados Unidos, la granja reserva para Google 64 turbinas, las cuales generan 438 mil mega watts hora de electricidad en un año, lo suficiente para 30 mil hogares.

mapa_clima_google
Fuente: Google

Esto beneficia a Google en otros aspectos, como la eficiencia. Al procurar que sus centros de información funcionen con este tipo de energía, Google puede disminuir su consumo y, en algunos casos, funcionar a una escala mayor con la misma cantidad de electricidad. En comparación con hace 5 años, la compañía afirma haber producido 3.5 veces más poder computacional manteniendo el nivel de energía que ha utilizado siempre. Aquí es donde resulta conveniente tener una oficina de inteligencia artificial. En colaboración con DeepMind, Google utiliza máquinas con algoritmos de aprendizaje para optimizar el desempeño de los centros de información.

De esta manera, Google ha entendido que lo que es bueno para la naturaleza, también puede ser bueno para los negocios.

fuente Google

temas