El ingeniero mexicano contribuyó significativamente al desarrollo de la televisión en el mundo, aunque su legado se ha desvanecido entre los libros de Historia.

Si el cine se atribuye a Thomas Alva Edison o a los hermanos Lumière. Si Alexander Graham Bell creó el primer teléfono o en realidad fue Antonio Meucci. Cuando se trata de Historia, a veces damos por veraces hechos de los que no estamos completamente seguros de que sucedieran de esa manera, datos que leímos en algún lugar o que nos contaron nuestros padres.

Así sucede, precisamente, con la invención de la televisión a color y la figura del ingeniero Guillermo González Camarena. Lamentablemente, e ignoro por qué, su vida es un tanto borrosa, se difumina, se pierde un poco entre datos que se contradicen: fechas, situaciones o lugares que ensombrecen la información de uno de los más grandes inventores mexicanos. Pero, ¿por qué este artículo dice que Camarena no invento la televisión a color? Vayamos desenredando esta trama.

Un repaso por la historia de la televisión

Eran principios de 1870 cuando un telegrafista llamado Jospeh May, utilizando un disco de selenio metálico de cable irlandés, se percató de que existían una cantidad insospechada de variaciones en las lecturas de sus instrumentos debido al efecto que la luz tenía sobre el Selenio. Entonces, descubrió que la luz cambiaba la resistencia eléctrica del material, pero sobre todo que la variación eléctrica era proporcional a la intensidad de la luz misma. Esto significa que por fin se podía crear una corriente eléctrica de la propia luz.

Luego tuvieron que pasar diez años para que Paul Nipkow patentara el disco de Nipkow, un mecanismo que servía para proyectar luz reflejada sobre un conjunto de células de selenio que enviaban impulsos eléctricos a través de un cable.

Para inicios de la década de 1920, John Logie Baird, considerado por algunos el padre del video, perfeccionó este sistema y en 1924, consiguió transmitir la imagen de una cruz de Malta. El 26 de enero de 1926, realizó desde su laboratorio en Soho, Londres, la primera demostración pública de un sistema real de televisión de 25 líneas que transmitía 12.5 imágenes por segundo. Y dos años después, el 3 de julio de 1928, mostró la primera transmisión a color utilizando discos de escaneo en los extremos de la transmisión y recepción con tres espirales de aperturas. Cada espiral contenía un color primario diferente y tres fuentes de luz en el extremo del receptor con un conmutador para alternar la iluminación.

El invento de Camarena

Mientras esto sucedía, Guillermo González Camarena tenía apenas 11 años. Lo que es cierto es que ingresó muy joven al Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos Número 1 “Gonzalo Vázquez Vela” y para 1939 ya se estaba graduando de la Escuela Superior de Ingeniería Mécanica y Eléctrica del Instituto Politécnico Nacional. En ese momento contaba con 22 años, pero algunas anécdotas cuentan que Camarena ya había construido una cámara videograbadora con piezas de desecho. 

Luego de graduarse, en 1940, Camarena patenta, en México y Estados Unidos, el Sistema Tricromático Secuencial de Campos (STSC), que utiliza tres cámaras con filtros de televisión en rojo, verde y azul (el famoso RGB), el cual seguía el principio de los colores primarios de Baird. En realidad, el sistema de Camarena era una adaptación sobre el sistema de transmisión en blanco y negro. En 1948, el ingeniero Peter Goldmark, basándose en la idea de Baird y Camarena, desarrolló un sistema similar llamado Sistema Secuencial de Campos. El éxito fue tal que la Columbia Broadcasting System (CBS) lo adquirió para sus transmisiones de TV. Posteriormente, se hicieron avances decisivos que permitieron la transmisión de imágenes a color de manera generalizada. Basada en los principios de lumuniscencia y de cronomancia (luz y color).

Con la patente del STSC, se inventó un receptor que incorporaba las imágenes a color en la televisión, pero el primer televisor electrónico que se vendió de forma masiva para las transmisiones en color lo lanzó RCA hasta 1954. Se trataba del modelo CT-100 de 15 pulgadas, que se puso a la venta en Nueva York por un precio de 100 dólares (la mitad de lo que costaba en ese entonces un auto de gama baja). Así dio inicio oficialmente a la teledifusión en color, aunque para entonces, la NBC y la CBS ya llevaban años probando esta tecnología.

Su legado a televisión mexicana y mundial

Guillermo González Camarena hizo muchos aportes a la televisión mexicana. En 1931 transmitió las primeras imágenes experimentales televisivas en México y en 1940 obtuvo la mencionada patente de televisión a colores. También fue responsable de la primera estación experimental de televisión en México, XEIGC, inaugurada en 1946 en su casa, en la calle Havre, en la Ciudad de México. También patentó a finales de 1962 un invento para la televisión llamado Sistema Bicolor Simplificado y el cual fue utilizado por la NASA para transmitir imágenes de las misiones Apolo y Voyager durante la década de los 60 y 70. Y por si fuera poco, contribuyó a la fundación de XHGC Canal 5 (este es el momento en el que toda tu infancia pasa frente a tus ojos a todo color), que comenzó sus transmisiones en 1980.

La discusión de si Camarena realmente inventó la televisión o no, es un asunto que se desvanece entre anécdotas, patentes y grandes compañías. Sin embargo, el aporte de Camarena es indiscutible. Su trabajo como inventor es de lo más loable y su contribución a la historia de la televisión muy significativa. Claro, también existe un lado oscuro de nuestra televisión. Una trama que involucra a Salvador Novo, Carlos Chávez, Emilio Azcárraga Vidaurreta, el mismo Guillermo González Camarena y que podría explicar por qué la televisión abierta en México es como la conocemos. Pero eso, claro está, es otra historia.

Temas