El Game Mode de Microsoft para Windows 10 busca optimizar el sistema para sacarle mayor provecho.

Desde hace algún tiempo está noticia ya se venía conociendo, pero ahora Microsoft ha empezado a explicar cómo va a funcionar a partir de un video que publicó hoy en el canal de Xbox. La idea es que cuando el sistema entre en el Game Mode le dará prioridad al CPU y los recursos de la GPU, la unidad de procesamientos gráficos, con la intención de que se mejoren la velocidad de los fotogramas de cada juego.

Además, Microsoft también está creando un montón de funciones de juego dentro de Windows sin que sean una parte estricta del Game Mode: Una barra de herramientas llamada “The Game Bar”, que puedes utilizar en cualquier momento pulsando Windows+G para obtener atajos para, por ejemplo, realizar capturas de pantalla, grabación de video y transmisión de radio, cualidad última que antes no existía en Windows. También habrá un panel dentro de la configuración de Windows 10 para controlar el Game Mode, la Game Bar y las opciones de broadcast.

Para activar el Game Mode, tienes que abrir el juego desde la barra, entrar en un panel de configuración emergente, y marcar una casilla que te permite poner el sistema en modo de juego. Aunque si esto te parece mucha talacha, no te preocupes, Microsoft asegura que algunos juegos se podrán reproducir de manera automática activando por sí solos el modo de juego.

Todavía no existen detalles más concretos sobre lo que le sucede al resto de Windows cuando el Game Mode está activado. Sin embargo, con el anuncios de hoy, por lo menos tenemos una idea general como va a funcionar y cómo los jugadores podrán interactuar con él.

Una primera versión del Game Mode, la Game Bar y las opciones dentro de los ajustes, estarán disponible para todos los usuarios de Windows a partir de mañana. La versión completa vendrá como parte de la actualización de Windows 10, la cual sólo sabemos que será lanzada a principios de 2017.

vía The Verge

fuente Windows

temas