La tendencia se replicará en diferentes países dentro de poco tiempo.

La madrugada de hoy, Noruega se convirtió en el primer país del mundo en eliminar las señales de radio analógicas en frecuencia modulada (FM). La idea es que todas las radiodifusoras del país migren su contenido a un nuevo formato de audio, conocido como Sistema de Transmisión de Audio Digital (DAB, por sus siglas en inglés).

De acuerdo con el gobierno noruego, el cambio al formato DAB permitirá ahorrar costos de producción a las radiodifusioras locales e invertir más en nueva programación, además de facilitar la entrada al mercado a nuevas estaciones y propuestas independientes, así como brindar a sus oyentes un sonido de mejor calidad.

Se estima que el costo de producción de programas en el formato DAB es ocho veces inferior a la de los programas en FM. Además, este nuevo sistema permite cubrir mejor el montañoso territorio noruego, así como volver a escuchar un programa después de su emisión, al estilo de los podcasts. Actualmente Noruega tiene 5 estaciones nacionales de FM, que cederán el paso a las 26 estaciones DAB, y se espera que dentro de poco otras 20 estaciones se incorporen a la nueva frecuencia digital.

Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. Muchos noruegos creen que el cambio es prematuro, y según la última encuesta nacional, 66% de los noruegos están en contra de la desaparición total de la FM. Sobre todo porque, para seguir escuchando la radio en el auto, se debe invertir en un adaptador que cuesta aproximadamente 186 dólares. O comprar un nuevo radio digital, que cuesta en promedio 500 dólares.

El plan es similar al que vivimos en México a finales del 2015, conocido popularmente como “apagón analógico”, cuando la señal analógica de televisión dejó de existir y dio paso a la televisión digital. Otros países como Reino Unido, Dinamarca, Alemania y Suiza estudian también migrar sus estaciones de radio al formato DAB. La tendencia solo puede ampliarse en el mundo, y es casi seguro que dentro de poco llegue a México… a menos que las radiodifusoras nacionales intenten retrasar el cambio digital para mantener el control de la radio durante unos años más.

fuente The Guardian

temas