Ahora se tiene otra información además las imágenes que aparecen en algunos códices.

Según un estudio publicado en BioRxiv, un grupo de investigadores alemanes del Instituto Max Planck ha obtenido pruebas que indican que aquello que mató a los aztecas no fue sólo la viruela, sino la salmonela.

Los científicos examinaron el ADN que se encontraba en los dientes de 29 personas que murieron en Oaxaca entre 1545 y 1550, de las cuales se conocía que 24 habían perecido a causa de alguna infección. El grupo de investigadores separó el ADN bacteriano y lo compararon con los 2,700 patógenos que existen actualmente. Como resultado, encontraron restos de Salmonella Paratyphi C, una forma de la salmonelosis que provoca fiebre tifoidea.

De acuerdo con el estudio, 300 años antes de ese brote, existieron otros muy parecidos en el viejo continente. Lo importante aquí es determinar si se trata del mismo patógeno o no, lo cual todavía desconocemos. Incluso otros investigadores se muestran escépticos ante esta posibilidad, pues consideran que este tipo de salmonela no pudo causar un índice de mortandad tan grande.

Los códices aztecas ilustraron los efectos de la viruela en la población población, luego de la llegada de los españoles.

Lo que sabemos hasta ahora, gracias a los códices y al artículo de Elsa Malvido realizado para el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), llamado Representaciones y textos de la primera pandemia de viruela en seis códices mexicanos, es que:

“En las imágenes de los códices describieron no sólo los síntomas de la viruela y su impacto en la población, también lograron identificar las distintas etapas de la misma y a los grupos afectados por edad y sexo, y la diferenciación de otras eruptivas igualmente contagiosas y nuevas, como el sarampión o la peste”.

Esto significa, por tanto, que es posible que la salmonela conviviera con otras enfermedades igualmente o más terribles y que todas contribuyeran a la extinción de los aztecas, incluso más allá que las muertes provocadas por el hierro español. Tal vez, lo más importante del estudio sea que, por primera vez, se consiguió ADN que puede servir para entender un poco más sobre las epidemias en la antigüedad y el ocaso del imperio azteca.

vía Science Alert

fuente BioRxiv

temas