Después de cuatro años en cama, un hombre que había perdido el movimiento de más de la mitad de su cuerpo, pudo volver a caminar gracias a un nuevo tratamiento de trasplante de células de su cavidad nasal a la médula espinal.

En el 2010 Darek Fidyka, un hombre búlgaro que en ese entonces tenía 34 años, fue atacado repetidamente en la espalda con un cuchillo. Como resultado de la agresión, Fidyka quedó con su médula espinal partida en dos, perdiendo la sensibilidad de su cuerpo del pecho hacía abajo.

Desde entonces el paciente se había sometido a diversos tratamientos, todos ellos infructuosos, para recuperar sensibilidad en la parte de su cuerpo paralizada. En el 2012 Fidyka inició un tratamiento experimental que contó con el apoyo de investigadores del Instituto de Neurología del University College of London y de médicos del  Hospital Universitario de Breslavia, Polonia, dando como resultado que, a cuatro años del ataque que lo postró en una cama, Darek por fin pudo volver a caminar con ayuda de un soporte.

La explicación de la operación en una gráfica difundida por la BBC
La explicación de la operación en una gráfica difundida por la BBC

La investigación que posibilitó el inicio de la recuperación de Derek Fidyka fue realizada por el profesor e investigador inglés Geoffrey Reisman, quien desde 1985 se ha dedicado a estudiar las células de la glía envolvente olfatoria (OEC, por sus siglas en inglés), que se encuentran en la nariz, las cuales cuentan con una enorme capacidad de regeneración nerviosa. El neurocirujano polaco Pawel Tabakov se apoyó en las investigaciones y colaboración de Reisman para trasplantar las células OEC de Fidyka a su médula espinal.

En la primera intervención quirúrgica a la que se sometió al paciente, se le extrajo uno de sus bulbos olfatorios, gracias a esto se pudo cultivar las células OEC, las cuales se implantaron a través de microinyecciones en la médula espinal de Fidyka un par de semanas después de la primera cirugía.

En una tercera cirugía se le extrajo tejido nervioso del tobillo que le fue trasplantado al lado de su médula, para que sirviera como soporte mientras se producía la renovación celular. Tres meses después Fidyka se dio cuenta de que la operación había sido exitosa cuando notó que el musculo de su pierna izquierda comenzó a crecer. A seis meses de la tercera intervención el búlgaro ya podía dar pequeños pasos con ayuda de un soporte y el cuidado de sus fisioterapeutas.

paralisis1
Derek Fidyka ya cuenta con mucha mayor autonomía

Actualmente, a dos años de la intervención y a unos días de que se dio a conocer su caso a través del programa de televisión de BBC Panorama, Fidyka ya puede conducir su auto y desplazarse con la ayuda de una andadera. Además, también recuperó parcialmente las sensaciones en el intestino, la vejiga y las funciones sexual.

Los científicos aún no saben si Fidyka es un paciente excepcional (aparentemente el primero en recuperar movilidad después de tener cercenada la espina dorsal), o si el tratamiento puede ser replicado y ayudar a otras personas con parálisis. Por lo pronto, tanto Geoffrey Reisman como Pawel Tabakov se encuentran en búsqueda de fondos para lograr aplicar el tratamiento con células OEC en diez pacientes más con problemas en la médula espinal, antes de poder afirmar si su intervención siempre conseguirá estimular la regeneración de esta parte del cuerpo.

vía The Guardian

fuente BBC

temas