El taco es uno de los mayores inventos culinarios a nivel mundial, incluso fuera de la Tierra.

La creencia común es que los astronautas comen una especie de alimento procesado en tubos que parecen pasta de dientes. Y es que en un principio así sucedía. La NASA tiene un departamento de ingeniería en alimentos enfocado en mejorar la comida espacial y durante años se quebraron la cabeza para abastecer el apetito de los astronautas, sin que la comida pareciera hecha de plástico. Pero no fue sino hasta 1985 cuando Rodolfo Neri Vela, el primer mexicano en ir al espacio, pidió tortillas para emprender su viaje espacial.

La prensa estadounidense no tardó en desconcertarse y criticar la petición del mexicano, quien reiteraba su solicitud de comer tacos durante su estancia en el espacio como parte de la misión STS-61-B, que se llevaría a cabo a finales de 1985. La NASA finalmente aceptó la petición y las cosas se dispusieron de acuerdo al “antojo” de Neri Vela. Fue ahí cuando la agencia espacial descubrió los beneficios de utilizar las tortillas como alimento espacial. Sin embargo, las tortillas que comen los astronautas son distintas a las que comemos regularmente en la Tierra.

Rodolfo Neri Vela, el primer mexicano que viajó al espacio.

En primer lugar, las tortillas de la NASA están hechas a base de una harina alta en proteínas que además contiene conservadores que les permiten durar hasta 18 meses en órbita. Pero lo que las hace realmente excepcionales como alimento espacial, es que sirven como envoltorio comestible para otros alimentos y que no crean migajas (como el pan), desperdicios que en condiciones de gravedad cero podrían dañar las máquinas o controles dentro de la nave.

Tanto aman comer tacos los astronautas que el 16 de octubre pasado, Día Nacional del Taco en Estados Unidos, la cuenta de Twitter de la Estación Espacial Internacional se unió a la celebración con la foto de un taco flotante que el astronauta Tim Kopra se había preparado.

Aunque las tortillas son sólo uno de los más de 70 alimentos que se pueden ingerir en el espacio, parece que tres décadas después de la llegada de Neri Vela al espacio, ésta sigue siendo una de las comidas favoritas de los astronautas. Ahora, con las miradas puestas en Marte, las agencias espaciales y compañías como SpaceX se enfrentan a un nuevo reto: diseñar alimentos que puedan aguantar los 2 o 3 años que estarán fuera de la Tierra los primeros astronautas que lleguen al Planeta Rojo. Esperemos que Elon Musk encuentre pronto la forma de transportar un trompo al pastor cuando los viajes tripulados a Marte se hagan realidad.

temas