¿Un acierto o rotundo error?

Sin duda la versión de Scarface de Brian de Palma fue un suceso que opacó a la película original de los años treinta, además de ser uno de los papeles icónicos de la carrera de Al Pacino. La cinta se volvió de culto, tanto entre los fans del cine de gángsters como entre el público en general, y se volvió parte de la cultura pop, con cómics basados en las aventuras de Tony Montana e incluso con videojuegos.

A pesar de que para muchos un remake de la cinta es un sacrilegio, desde hace varios años Universal tiene entre sus planes este proyecto, incluso ya se había anunciado que Antoine Fuqua (The Equalizer) sería el director a cargo de la cinta. Después de varios meses sin noticias de la película, hoy amanecimos con la confirmación de que Fuqua dejaba el proyecto, pero en su lugar se confirmaba al actor que dará vida a la tercera versión de Scarface: ni más ni menos que el mexicano Diego Luna.

En la versión original, Scarface era un criminal italiano, en la segunda versión (la de Al Pacino) era un delincuente cubano, así que la nueva versión bien podría ser un narco mexicano… aunque Luna parece más un chavo de la Condesa que un matón del crimen organizado mexicano. Es casi un hecho que el éxito de Rogue One tuvo que ver con la elección de Luna, que finalmente contó con un papel protagónico en una película importante de Hollywood.

De acuerdo con Variety, la cinta se comenzará a rodar en la primavera de este año, por lo que la prioridad es encontrar un nuevo director que esté dispuesto a echarse el enorme compromiso de realizar una nueva versión de un clásico. Si el Scarface italiano se llamaba Tony Camonte y en la versión de los ochenta su contraparte cubana era Tony Montana, ahora sólo nos queda saber: ¿la versión mexicana será Tony Guzmán o Tony Pérez?

fuente Variety

temas