Desafortunadamente no será para todos los automóviles, sólo para vehículos de reparto.

Fuera de los cepillos inteligentes, smartphones, asistentes para el hogar, monitores, televiosores y bocinas flotantes, CES 2017 se ha vuelto un evento que muestra más los alcances de la tecnología que productos terminados para su consumo. Y sí, evidentemente la inteligencia artificial ha sido la ganadora de la mano con los coches autónomos, así que Delphi no podía faltar.

Si te estabas preguntado qué fue de aquél Audi SQ5 que la proveedora de tecnología automotriz con sede en Troy, Michigan había equipado con su sistema autónomo en 2015, podemos decirte que recorrió el país y regresó con éxito para anunciarnos que está tecnología está más que aprobada y por lo tanto podrá llegar en 2019, eso sí, no para coches personales.

La diferencia con las demás compañías que se enfocan en la autonomía es que, mientras ellas fabrican también sus autos, Delphi apuesta por crear un sistema de autoconducción para cualquier fabricante que lo requiera. Y parece que esto le permite hacer las cosas bien, pues los recorridos del Audi SQ5 son casi perfectos, por esto quiero decir que pareciera que está manejando alguien, lo que las otras compañías no han logrado desarrollar del todo, pues hasta ahora los autos se conducen solos, pero con mucha cautela y esto significa que existe un riesgo de que no lleguen siempre a su destino, pues la batería se puede llegar a agotar.

Delphi mostró una pantalla dentro del auto para explicar cómo el sistema percibe el exterior. ¡Ojo!, esto no significa que la compañía integrará displays a los autos que vayan a equipar. La decisión de Delphi para llevar su sistema autónomo a autos destinados a las entregas se debe precisamente a los costos. Aun así esperan que entre más coches autónomos existan en las carreteras, más barato se irá volviendo todo, tal y como siempre ha dictado la norma del mercado.

fuente Delphi (Vimeo)

temas