DC renuncia a un universo fílmico compartido y se enfocará en películas con directores importantes

DC ya no dará prioridad a su universo compartido, y ahora dará más poder a los directores que trabajen con sus personajes.
(Warner)

Todos pensamos que DC Comics y Warner se equivocaron en querer competir con Marvel Studios al acelerar el desarrollo de su universo compartido, sobre todo por lanzar como segunda película del DCEU la malograda Batman v. Superman, sin una película previa de Batman y presentando de manera apresurada los cameos de Aquaman, Wonder Woman, Flash y Cyborg. Y todavía fue peor con Justice League, donde querían que empatizaramos con héroes que se presentaban sin contexto, para no dejar demasiada carga en las futuras películas individuales que estaban en proceso.

Ahora, de acuerdo con unas declaraciones de Toby Emmerich, presidente de Warner Bros, sabemos que el estudio cambiará el enfoque de sus películas de superhéroes, buscando no seguir el mismo sendero de Marvel y evitarán que existan muchas referencias a otros héroes en sus próximos proyectos individuales. E incluso predominarán las películas que no pertenecen al DCEU.

Según palabras de Emmerich, ya no perseguirán el enfoque de Marvel Studios, que centra mucho de su éxito en ir soltando pistas en cada película de su ensamble de héroes, que suele ocurrir en las películas de Avengers. El nuevo enfoque de DC es, en realidad, retomar su viejo enfoque, centrar el peso de la historia en la mirada del director:

“Todos sentimos que hemos dado un giro [ en nuestras películas de superhéroes]. Estamos usando el libro de jugadas de DC, que es muy diferente al libro de jugadas de Marvel. Ahora estamos mucho menos enfocados en un universo compartido. Nos enfocaremos en una película a la vez. Cada película tiene su propia ecuación y su propia entidad creativa. Si tuviera que definir nuestro estilo, diría que siempre tiene que estar centrado en los directores”, indicó Emmerich.

Desde siempre sabemos que en Marvel Studios las películas no están, por lo menos no al 100%, en control de los directores (por eso algunos, como Edgar Wright, han renunciado), sino que éstos tienen que seguir una hoja de ruta establecida por Kevin Finge.

Ahora DC retomará el enfoque que permitió cosas maravillosas como las películas de Superman de Richard Donner, las cintas de Batman de Tim Burton, y la trilogía del Caballero Oscuro de Christopher Nolan… y también basura, como las películas de Batman a cargo de Joel Schumacher.

Con esto, cobra más sentido los próximos proyectos de Warner con personajes de DC, The Joker y la cinta The Batman de Matt Reeves (ambas sin conexión con el DCEU), y la intención de lanzar una película a la vez, y no preocuparse tanto por un universo compartido. Con esto, es casi seguro que no veremos una Justice Legue 2 nunca.

¿DC está acertando con esta decisión?