Bruce Lee demostrando sus habilidades como artemarcialista

(Getty Images)

Se confirmó que Tarantino contrató al actor Mike Moh para dar vida al icónico artemarcialista Bruce Lee.

The Wrap reveló que el actor Mike Moh es el nuevo fichaje de Quentin Tarantino para la esperada Once Upon a Time in Hollywood, la película que intentará indagar en el mundo hippie de los años sesenta, sobre todo mostrando el fin del flower power a manos de la familia Manson.

Mike Moh es un actor no tan famoso para el público general, pero es amado por la banda geek, que ha visto al actor y artista marcial interpretar a varios personajes consentidos por el fandom, desde Kamen Rider, Triton (Marvel´s Inhumans) hasta Ryu (en la serie de cortometrajes sobre Street Fighter de Joey Ansah). Justo por eso, será increíble ver a Moh dando vida a otro personaje amado y respetado por los fans del género de acción: ni más ni menos que Bruce Lee.

(IMDB/Getty Images)

Así es, Bruce Lee —uno de los ídolos de Tarantino— formará parte de la historia de Sharon Tate y la familia Manson. Prácticamente nadie lo recuerda ahora, pero, luego del asesinato de Tate, el cineasta Roman Polanski (esposo de Tate) culpó a Bruce Lee de ser el perpetrador del crimen antes de que saliera a la luz la presencia de los Manson en la mansión de Polanski.

Bruce Lee era amigo y entrenador personal de Sharon Tate, y también le enseñó artes marciales a Polanski, quien afirmó durante semanas que el actor asiático era uno de los invitados a la cena en la que perecieron Tate (y el bebé del que estaba embarazada), Steven Parent, Jay Sebring, Voytek Frykowski y Abigail Folger. De acuerdo con Polanski, que se encontraba en Londres filmando una película, la tarde del asesinato habló con su esposa, y ella le confirmó que Lee iría a cenar ese día a su casa junto con otros amigos. Durante las investigaciones Lee afirmó que Sharon Tate sí lo había invitado a cenar, pero compromisos previos le habían impedido acudir esa noche a comer con su amiga. Polanski insistió sobre la culpabilidad de Lee y, junto con uno de los detectives que investigaron el caso, afirmó que unos lentes de sol que encontraron en la sala de la casa era, obviamente, propiedad de Bruce Lee, lo que probaría que estuvo en la casa la noche del crimen.

Sharon Tate y Bruce Lee (Getty Images)

En realidad, las acusaciones de Polanski en contra de Bruce Lee eran una forma de defenderse, debido a que los medios tendenciosos comenzaron a culpar al propio Polanski del crimen, y filtraron fotos de las escenas y las pintas en las paredes de la mansión, acusando que el crimen formaba parte de un ritual satánico al estilo de los que aparecían en la película más famosa del director: El Bebé de Rosemary, que se había estrenado tan sólo unos meses antes del crimen, y estaba muy presente en la opinión pública.

Bruce Lee entrenando a Sharon Tate (Getty Images)

Lamentablemente para Polanski, culpar a Bruce Lee sólo avivó a la prensa amarillista, y antes de que se descubriera la participación del clan Manson en el crimen, los titulares referían a que Polanski había organizado el crimen para ocultar que el bebé que esperaba Sharon Tate era, en realidad, de Bruce Lee.

No sabemos cuanto de todo esto salga en la película de Tarantino, sobre todo porque parece que el drama de la familia Polanski no será el centro de la cinta, sino un complemento de la historia de los actores de western interpretados por Leonardo DiCaprio y Brad Pitt.

fuente The Wrap

temas