Los restos fueron hallados a través de una tomografía, y podrían tener más de 1,000 años de antigüedad.

Investigadores científicos del Meander Medisch Centrum (MMC) de Holanda, han dado con un inesperado hallazgo: el interior de una antigua estatua china de Buda, ocultaba en su interior una momia de aproximadamente 1,000 año de antigüedad. La estatua estaba siendo exhibida desde 1996 en el museo de Drenthe, y el reciente descubrimiento fue dado a conocer a través del sitio oficial del MMC.

El descubrimiento ocurrió a finales de diciembre del año pasado cuando los expertos analizaron la escultura Buda por medio de una tomografía que fue realizada en toda su superficie, percatándose del inesperado contenido que tenía una forma similar a dos pequeñas almohadas. Según los expertos en radiología, Raynald Vermeijden y Ben Heggelman, la momia corresponde a un antiguo maestro budista que en su tiempo pertenecía a una escuela de meditación. Se calcula que su vida tomó lugar en los siglos XI y XII en China.

Buda-momia
La estatua ocultó en su interior una momia de aproximadamente 1,000 años de antiguedad

La momia será investigada durante los próximos meses con el fin de recabar más datos, actualmente los restos se encuentran siendo analizados por Vermeijden con la supervisión del Museo Nacional de Holanda. Según el radiólogo, están empleando la mejor tecnología disponible para examinar exhaustivamente sus cavidades en las que se han encontrado algunos papeles pequeños con escrituras chinas.

vía Livescience

fuente MMC

temas