El evento se llevó a cabo en Brasil y en él participaron 45 naciones. 

Aunque poco a poco Australia ha subido peldaños en términos de nivel futbolístico (la selección varonil tuvo una actuación destacada en la pasada Copa del Mundo del 2014 y hace unas semanas el combinado femenil cayó eliminado en un dramático encuentro contra Japón en la justa mundial celebrada en Canadá), aún sigue siendo un país con muy poca tradición en este deporte.

Caso totalmente opuesto en relación a la selección de robots australiana, que el fin de semana pasado aplastó al combinado alemán en la final del RoboCup, que este año se celebró en Brasil. El marcador final fue de 5-1 a favor de los robots controlados por alumnos de la Universidad del Sur de Nueva Gales, y cabe destacar que la única anotación de los germanos fue un autogol.

 

Para esta justa, los 45 equipos participantes contaron con el mismo modelo de robots. La única diferencia es el software que cada equipo desarrolla para manejar a las máquinas humanoides, que en el caso del equipo australiano contenía más de 125,000 líneas de código. A continuación pueden ver un video de la gran final, en la que se coronaron los australianos:

fuente Bussiness Insider

temas