Un video nos deja ver cómo los efectos visuales dieron vida a gran parte de la película.

En este momento casi medio México ya vio The Shape of Water, el más reciente cuento de hadas de Guillermo del Toro. Ahora sabemos que lograr que la criatura interpretada por Doug Jones lograra pasar de ser tímida, terrible, hermosa, bestial, atractiva y a veces distante, fue todo un reto para los magos de los efectos especiales que participaron en la cinta.

El actor Doug Jones, un viejo colaborador de Del Toro, usó una combinación de efectos prácticos e imágenes generadas por computadora para dar forma a la criatura que se ganó el corazón de todos. Jones tuvo que usar un traje prostético de cuerpo completo, pero la gran mayoría de sus expresiones fueron generadas por computadora.

Así explicó Trey Harrell, encargado de los efectos especiales, las instrucciones que les dio Del Toro para la creación del personaje:

“Las órdenes de Guillermo fueron que el anfibio era el protagonista romántico de la película. Él no es un monstruo. Tenemos un agente del FBI de mandíbula cuadrada [interpretado por Michael Shannon], un ex militar, que es el auténtico monstruo de la película: ¡alerta de spoiler! Y tenemos a esta criatura con esta personalidad increíblemente evocadora, y el público necesita enamorarse de él junto a Elisa (Sally Hawkins), la heroína, para que todo funcione. Guillermo había estado desarrollando a la criatura, sobre todo las prótesis y el maquillaje, durante un período de unos cuatro años antes de que llegará a las pantallas de cine. Él había estado trabajando con una compañía llamada Legacy Effects, que diseñó e implementó el maquillaje y las prótesis y todo eso, y luego nos buscó para completar el proceso con efectos digitales”, indicó Harrell.

Ahora, gracias a un video del estudio de efectos visuales MR. X, podemos ver parte del gran trabajo técnico y artístico que hubo detrás de The Shape of Water:

fuente MR. X (YouTube)

temas