Los científicos Rajesh Rao y Andrea Stocco de la Universidad de Washington afirman haber conseguido comunicar dos cerebros humanos vía internet. Rao envió una señal al cerebro de Stocco que hizo que este moviera su mano derecha. La comunicación cerebro a cerebro había sido probada anterioromente entre ratas y humano-rata.

El equipo tenía conexión a Skype, entonces los dos laboratorios pudieron coordinarse. Rao miraba una pantalla de computadora y jugaba un videojuego con la mente, cuando tenía que disparar a un objetivo se imaginaba moviendo su mano derecha, lo que activaba el botón de “fuego” en la pantalla. Casi al mismo tiempo, Stocco, que portaba unos audífonos y no estaba viendo a la pantalla de la computadora, involuntariamente movía su índice derecho para presionar la barra de espacio en el teclado frente a él, como si estuviera disparando en el videojuego. Stocco comparó ese sentimiento de mover involuntariamente la mano con un tic nervioso.

Funciona así: cuando el software detecta la señal correcta, la manda vía internet a una computadora conectada a un dispositivo de simulación transcraneal, que está posicionado exactamente en el lugar donde el cerebro controla la mano derecha, luego, como explica uno de los miembros del equipo:

“Se usa simple física, cuando el campo magnético cambia, se induce una corriente eléctrica, por lo que se envía una señal a través del cortex cerebral que excita las neuronas, la simulando que ocurre de forma natural.”

El siguiente diagrama muestra cómo funciona la transmisión de señales de un cerebro a otro:

ku-xlarge

El desarrollo de este tipo de tecnología abre la puerta a múltiples aplicaciones, como pilotear un avión de manera remota, utilizar una interfaz humana, o transferir información de una manera no invasiva de un cerebro a otro. Sin embargo, otras habilidades cognitivas también podrían beneficiarse de esta tecnología, como la enseñanza de álgebra o geometría, especialmente en aquellas disciplinas en que el conocimiento no puede trasladarse fácilmente a palabras.

Y para los paranoicos que estén nerviosos sobre que esta tecnología pueda ser usada para controlar otras mentes contra su voluntad, podemos decir que las señales con las que funciona tendrían que ser transmitidas vía internet, pero los humanos tienen que estar conectados físicamente al equipo y deben ser entrenados para crear las señales correctas, según los diseñadores, no hay manera de que exista control mental contra la voltundad de alguien

… Al menos por ahora nuestras mentes están a salvo, pero quién sabe a dónde nos lleve la tecnología.

vía Gizmodo